La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este jueves 30 de enero la emergencia internacional ante el brote del coronavirus en China, aunque señaló que "no hay razones" para limitar los viajes o el comercio con ese país.

"Nuestra mayor preocupación es la posibilidad de que el virus se propague a países con sistemas de salud más frágiles (...) No significa desconfianza con China" aseguró el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La OMS no recomienda y de hecho se opone a cualquier restricción" de viajes o comercio, dijo el jefe de la OMS.

China informó el jueves del peor balance de muertos por el nuevo coronavirus en un día, 38 fallecidos, llevando el total a 170, mientras aumenta la preocupación a nivel mundial con cada vez más contagios, incluyendo tres japoneses que habían sido evacuados del epicentro de la epidemia.

En Estados Unidos una mujer contagió a su marido con el nuevo coronavirus chino en el estado de Illinois, el primer caso de transmisión local registrado en Estados Unidos, anunciaron este jueves las autoridades sanitarias.

El paciente, que no viajó al país asiático, se encuentra en situación "estable" pero complicada por algunos problemas de salud previos, dijo por su lado Jennifer Layden, la directora médica estatal.

Este último caso lleva a seis el número de casos confirmados de coronavirus en Estados Unidos.

Al menos 15 países han reportado infecciones, incluido el primer caso en India.

Desde finales diciembre, cuando comenzó la epidemia, han fallecido 170 personas. Las últimas 38 perecieron el jueves, el día más mortífero desde que se detectó el brote. Casi todas las muertes se produjeron en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, epicentro de este nuevo patógeno.

El número de pacientes contagiados es de unos 7,700 en China continental, muy por encima de las 5,327 personas infectadas en 2002 y 2003 por el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo). Hace casi 20 años ese coronavirus dejó un saldo de 774 muertos en el mundo, 349 de ellos en China.

Wuhan, una metrópolis de 11 millones en el centro de China, está en cuarentena y aislada del mundo desde hace una semana, así como casi toda la provincia de Hubei.

Los 56 millones de personas que viven en la zona aislada no pueden salir de la región. Entre ellos hay miles de extranjeros.

Se trata de la sexta ocasión que el organismo internacional declara una emergencia de este tipo. Las anteriores fueron por el brote de gripe AH1N1 en 2009, los de ébola en África Occidental en 2014 y en 2019 en la República Democrática del Congo, el de polio en 2014 y el de virus del zika en 2016.

Japoneses evacuados contagiados

Un crucero italiano con 7,000 personas a bordo quedó en cuarentena en el puerto de Civitavecchia, cerca de Roma, por casos sospechosos de coronavirus a bordo. Las pruebas preliminares a una pasajera china descartaron la presencia del coronavirus.

Los exámenes realizados por los especialistas del hospital romano Spellanzani "arrojaron resultado negativo", precisó una fuente del ministerio de Salud, por lo que los 6,000 turistas a bordo que lo deseen pueden desembarcar, adelantaron fuentes de prensa locales.

Estados Unidos y Japón fueron los primeros países en evacuar el miércoles a una parte de sus ciudadanos. En la madrugada del jueves, un avión francés partió también rumbo a Wuhan para repatriar a unas 250 personas.

Otros países tienen previsto dispositivos parecidos: Italia anunció el envío de un avión el jueves, España dijo que la evacuación se realizaría "en las próximas horas" y Berlín prevé la evacuación de unos 90 alemanes en "los próximos días". Canadá también fletará un avión.

De los 195 estadounidenses que llegaron el miércoles a una base militar en California, ninguno presentaba síntomas del virus. Todos permanecerán en aislados durante 72 horas.

En cambio, en Japón, de los 206 repatriados, tres estaban infectados, que se suman a los otros ocho casos ya registrados previamente.

"Una de las tres personas que dieron resultado positivo ya ha desarrollado los síntomas, pero no las otras dos", dijo el ministro de Salud, Katsunobu Kato.

Varias transmisiones entre humanos fueron registradas en tres países, además de China: Alemania, Japón y Vietnam.

Gobiernos y empresas están aumentando sus medidas a contrarreloj para intentar frenar la propagación de la epidemia.

Varias compañías aéreas, como British Airways, Lufthansa, Iberia, Air France o la indonesia Lion Air, anunciaron la suspensión de sus vuelos hacia China continental.

Las autoridades de Reino Unido, Alemania y Estados Unidos desaconsejaron a sus ciudadanos viajar al país. Y el jueves, Rusia anunció que iba a cerrar su frontera con el gigante asiático.

El ministro de Salud israelí anunció el jueves la prohibición para todos los vuelos provenientes de China a causa de la epidemia del nuevo coronavirus.

Prolongan vacaciones

Wuhan, en el corazón de la epidemia, lleva días pareciendo una ciudad fantasma.

En el resto del país, la mayoría de habitantes evitaron ir a los centros comerciales, cines o restaurantes.

En su lucha para frenar la propagación del virus, el gobierno chino prolongó las vacaciones del Año Nuevo lunar hasta el 2 de febrero, con el objetivo de contener los flujos de personas en los transportes.

Grandes empresas como Toyota, IKEA, Starbucks, Tesla, McDonald's y el gigante tecnológico Foxconn decidieron suspender de forma temporal su producción o cerrar sus tiendas en China.

kg