Recientemente los diputados Vidal Llerenas y Rocío Nahle presentaron una iniciativa de ley para la creación de una Agencia Nacional ?de Innovación y de un Fondo Estratégico para la Inversión Industrial Avanzada. Al respecto, José Antonio Lazcano Ponce, director adjunto de Desarrollo Tecnológico e Innovación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), aplaudió la idea de pensar en la innovación de este país. Sin embargo, aseguró que no existe mejor figura que el Conacyt para reforzar esta labor.

Explicó que hoy la política pública al respecto la está dictando el Conacyt y desde hace varios años tenemos programas que han tenido un impacto muy importante en los diferentes sectores económicos del país y han generado una vinculación fuerte que no se tenía antes entre la academia y la industria .

Expresó que en este sentido tenemos fondos como el Programa de Estímulos a la Innovación que en nueve años de vida ha generado alrededor de 6,000 proyectos por más de 52,000 millones de pesos con 47% de aportación por parte del Conacyt y 53% con aportación directa de la iniciativa privada. Se apoya a más de 33 sectores industriales, en tecnologías de la información, salud, fármacos, agroindustria, manufactura, energía sustentable, educación, esto en 32 estados de la República Mexicana .

También existen los fondos sectoriales y regionales, pues recordemos que la innovación es transversal y tiene que generarse de una política pública nacional, pero no actúa como un ente propio. Aquí otras secretarías participan para fomentar proyectos en sectores como economía, energía, turismo, Secretaría de Marina y Sedema, Conafor, entre otros que van muy aplicados a tener un impacto en los procesos innovadores que se generan en este país .

Agregó que se acaba de cerrar la convocatoria de estímulos fiscales, una nueva apuesta para apoyar mediante créditos fiscales a las empresas que durante el año presenten proyectos donde inviertan recursos para proyectos de desarrollo tecnológico, que los haga más competitivos y generen riqueza para el país .

Muchas veces todo esto se pretende que se concentre en una sola agencia, pero el papel lo ha venido manejando cada vez de una manera más puntual, enfocada y eficiente el Conacyt. Se está haciendo bien la tarea , enfatizó.

Por ello, lejos de crear un nuevo ente, aseguró que la mejor forma de reforzar el tema es ayudando a potenciar las funciones que el Conacyt ya viene realizando y a lo mejor posicionarlo de una manera que la autonomía le permita tener un mayor impacto nacional. Esto sería muy importante y sí puede estar sobre la mesa, pero no podemos negar los grandes beneficios que se han dado en los últimos años .

Agregó que el Conacyt ya cuenta con direcciones regionales y una infraestructura muy probada que sirve de base para apoyar lo que se menciona en la iniciativa y cumplir con las funciones que pudiera tener una agencia. Aquí la idea es ver cómo integramos y hacemos sinergia con lo que tenemos en lugar de dividirnos las tareas y acarrear mayores problemas .

Mencionó que el único problema cuando hablamos de estos programas y procesos desde la tecnología y enfocados a la innovación es que a veces los programas políticos no casan con los procesos de operación y direccionamiento de estos programas, ahí sí estaría de acuerdo con que el Conacyt estuviera fuera de estos vaivenes y todos estos programas no se modifiquen con ningún cambio político o cambio de administración pública, esto nos puede ayudar verdaderamente a detonar mayores impactos dentro de los logros que se están teniendo en el país .

Sobre la incorporación de la banca de desarrollo como pieza clave de la iniciativa, el funcionario aseveró que este punto tiene cabida en lo que ya realiza el Conacyt, incluso es esencial, necesitamos fomentar dentro de nuestras micro, pequeñas y medianas empresas el financiamiento para hacer esta transición hacia nuevos procesos que nos permitan ser más competitivos en el mercado .

nelly.toche@eleconomista.mx