Cuando comes un postre delicioso, tu nivel de azúcar se eleva, por lo que tu páncreas debe producir más insulina. En general, nuestro cuerpo y las células que lo conforman funcionan como una computadora: reciben información (el dulce) y responden a esta información (la insulina). Es por esta razón que científicos de todo el mundo están intentando descubrir cómo hackear los conjuntos de instrucciones que se encuentran en el interior de las células humanas.

NOTICIA: Gen de la obesidad responde a anuncios de comida rápida

De acuerdo con un artículo de Wired, un grupo de científicos logró programar un grupo de células humanas con el fin de que obedecieran 109 instrucciones lógicas distintas. Según la publicación, este hackeo al ADN de las células puede ayudar a combatir enfermedades o a fabricar productos bioquímicos de una forma más sencilla.

El biólogo Wilson Wong y su equipo publicaron un artículo en la revista Nature en el que explican la forma en la que lograron hackear estas células.

Las células de Wong llevan a cabo las instrucciones que se les ordenan, mediante el uso de proteínas que cortan, reorganizan o fusionan segmentos de ADN. Las proteínas utilizadas por Wong, llamadas recombinasa, son capaces de reconocer y dirigirse hacia posiciones específicas de una hélice de ADN.

NOTICIA: China está construyendo una fábrica para clonar animales

Wong ha nombrado circuitos genéticos a sus nuevas células programables. El biólogo de la Universidad de Boston y su equipo advirtieron que estas células pueden ser utilizadas para diagnosticar enfermedades, al activarlas con las proteínas vinculadas con una enfermedad en particular, lo que resultaría más económico que los métodos actuales.

De acuerdo con Wired, Wong y su equipo no fueron los primeros en diseñar entradas lógica-genéticas, pero sí son los primeros en hacerlo con tanto éxito. Más de 100 circuitos de los 113 que crearon funcionaron con normalidad. En mi experiencia personal construyendo circuitos genéticos, tendría suerte si funcionaran el 25% de las veces .

El siguiente paso dentro de la investigación de Wong es hacer que las entradas lógico-genéticas funcionen con cualquier tipo de células: células de la piel, células del oído y hasta neuronas.

Sin embargo, de acuerdo con Wired, esta no será una tarea sencilla, debido a que las células son sumamente complejas. En sentido estricto ninguna célula tiene interruptores de encendido y apagado, más bien es necesaria una proteína que funcione como interruptor al modificar el segmento de ADN que guarda la información.

NOTICIA: Se podrá editar genomas en embriones humanos

Como afirma la revista Wired, no es sencillo hackear 3,000 millones de años de evolución.

rodrigo.riquelme @eleconomista.mx