La noticia de la salida de Citigroup de la banca minorista en México y, en consecuencia, la venta de Citibanamex, anunciada el pasado martes, despertó cuestionamientos sobre el estatus y destino del acervo artístico a cargo de Fomento Cultural Citibanamex (FCC), considerado como la colección institucional privada de arte mexicano más importante, pero además despertó dudas sobre la potestad de cinco edificios señoriales de los siglos XVI y XVIII y uno de los archivos documentales de mayor valor histórico.

Este jueves, Alberto Gómez Alcalá, director corporativo de Estudios Económicos, Asuntos Institucionales y Comunicación de Citibanamex, reiteró que tanto Fomento Cultural Citibanamex como los diversos acervos y edificios emblema “serán parte integral e indivisible de lo que está en venta”.

No obstante, garantizó que las diversas colecciones de arte pictórico, de arte popular y documental en poder del grupo, así como el archivo histórico “permanecerán en México con toda la protección que han tenido”. Asimismo, precisó que los programas de apoyo cultural, las exposiciones ya anticipadas, los talleres y las publicaciones, entre ellos el programa Maestros del Arte Popular, “seguirán vigentes y operando conforme a los planes que hemos anunciado”, al menos hasta concretar la venta, aunque reconoció que lo que suceda después de la transacción, no está en sus manos.

“Hoy la colección está en México. Hacia adelante, con el nuevo dueño, ya no sabemos qué pueda pasar, pero lo que creemos es que esta (el valor de la integridad del acervo) será una consideración muy importante para los nuevos dueños y estará muy alto en su prioridad”.

A la pregunta sobre el valor monetario de la totalidad o por separado del patrimonio cultural en venta, Gómez Alcalá respondió: “nos gusta decir que nuestro patrimonio cultural es invaluable y es la respuesta que les puedo dar, no importa el número en pesos (…) no tenemos un avalúo como tal de la colección. Por supuesto que la tenemos asegurada y hay documentos que amparan, que no es información pública”.

Únicamente precisó que todos los edificios y prácticamente toda la colección de arte que resguarda Citibanamex son propiedad del banco, salvo muy escasos ejemplos que se encuentran en comodato, sin precisar cuáles.

Las joyas arquitectónicas que ostenta la institución son el emblemático Palacio de Iturbide (inaugurado como Palacio de Cultura Banamex en 2004) y el antiguo Palacio de los Condes de San Mateo de Valparaíso, hoy conocido como Foro Valparaíso, ambos inmuebles imprescindibles del Centro Histórico de la Ciudad de México, así como la Casa Montejo, construida en Mérida, Yucatán, en el siglo XVI,  único ejemplo de casa civil de estilo renacentista en México; estos tres inmuebles están declarados por el INAH como Monumento Histórico. Además, están el Palacio del Conde del Valle de Súchil, en Durango, y la Casa del Mayorazgo de la Canal, en San Miguel de Allende, Guanajuato, ambos de finales del siglo XVIII.

En el acervo que, de acuerdo con el directivo, asciende a más de 600 piezas (extraoficialmente se calculan alrededor de 4,000) entre óleos, acuarelas, esculturas, orfebrería, mobiliario y textiles, destacan obras de artistas fundamentales de la riqueza pictórica del país como Cristóbal de Villalpando, Miguel Cabrera, José María Velasco, Gerardo Murillo Dr. Atl, Diego Rivera, Frida Kahlo, María Izquierdo, Manuel Felguérez, Germán Gedovius, Eugenio Landesio, Remedios Varo, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Ángel Zárraga y Leonora Carrington, por mencionar algunos que integran la pinacoteca.

Un patrimonio peculiar

Consultado sobre el tema, el investigador y doctor en Derecho César Benedicto Callejas, especialista en propiedad intelectual y argumentación jurídica, expresó que Fomento Cultural Citibanamex tiene una figura jurídica propia, pero “un patrimonio peculiar” dado que todos los inmuebles bajo su custodia están sujetos a una regulación especial en cuanto a su uso, reformas y mantenimiento, y “tiene que operar de acuerdo con los criterios del INAH”.

En torno a los inmuebles patrimoniales, dijo, la propiedad está condicionada a que los inmuebles no se pueden modificar sin permiso de las instituciones, además tienen que estar disponibles para el acceso público. “Cuando se transmite la propiedad, se transmiten las condiciones en las que fueron adquiridos. Se pueden adquirir libremente por cualquiera que tenga el capital suficiente para comprarlos, pero el que compre va a adquirir esas obligaciones”.

Callejas destacó que “en el aspecto de arte colonial tienen muchísima obra que está considerada como monumento nacional, por lo que no puede salir del país y se tiene que dar aviso en caso de que se venda. La obra tiene que estar a disposición para su exposición en caso de ser requerida y, por otro lado, tiene que recibir mantenimiento para no deteriorarse”.

Tanta es la importancia de este acervo que, por ejemplo, estimó que entre un 70 y un 80% de la obra del más grande paisajista del país, José María Velasco, está bajo resguardo de Citibanamex. “El punto es que la colección es valiosa porque está en conjunto. Lo que no se puede hacer o no se debería hacerse es desmembrarla”, remarcó, no solo para Velasco sino para todo el acervo.

Por último, el especialista señaló que “sería una grave pérdida para la cultura en México que se vendiera y el nuevo propietario decidiera desaparecerla” y añadió que lo mejor para esta entidad de gran relevancia cultural es ”que se creara una persona moral para mantener viva la fundación cultural y la colección, que pudieran garantizar la exhibición, el mantenimiento y cumplir con las funciones que tiene hasta ahora Fomento. Sería maravilloso aunque no dependiera ya de ningún banco”.

Cultura “estará al tanto”

En ese sentido, dado que el “invaluable" acervo cultural de Citibanamex contempla monumentos históricos sujetos a la regulación del Estado, este medio consultó a la Secretaría de Cultura para conocer las condiciones en las que podría operar el proceso de compraventa de estos bienes muebles e inmuebles: “Hasta ahora son decisiones en el ámbito de lo privado, desde luego las instituciones públicas han estado y estarán al tanto del curso para garantizar la protección del patrimonio cultural”, respondió el director general de Comunicación Social,  Isaac Macip Martínez.

De acuerdo con la legislación vigente, un monumento histórico mueble e inmueble de propiedad privada puede venderse y el comprador estaría obligado al cumplimiento de lo que en la materia establece la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos (artículos 6°, 7°, 8°, 9°, 10,11,12, 13 y 16). 

Dado que gran parte de los bienes culturales en poder de la institución están sujetos a regulación especial, está garantizada su permanencia en el país y aquel que compre la colección adquirirá las obligaciones establecidas en la ley, aunque nada impide que sea desmembrada. Pero la colección es valiosa justo porque está en conjunto, señala César Benedicto Callejas, abogado especialista en propiedad intelectual.

Datos históricos sobre Fomento Cultural Citibanamex:

  • 56 exposiciones montadas en el Palacio de Iturbide
  • 85 libros y catálogos editados a la fecha
  • 25 años del programa Grandes Maestros del Arte Popular
  • 600 piezas o más integran la colección artística entre óleos, acuarelas y esculturas
  • 90 mil unidades documentales en el archivo histórico
  • 50 personas trabajan o colaboran para FCC

Aportación cultural de Citibanamex en 2020

  • 47.7 millones de pesos para programas culturales, de los cuales:
  • 22 millones se destinaron a donativos
  • 8.7 millones para exposiciones nacionales
  • 2.3 millones para el Programa de Apoyo al Arte
  • 1.4 millones invertidos en publicaciones
  • 1.2 millones para conservación y restauración

Fuente: Informe de Ciudadanía Corporativa 2020 / Citibanamex

(Con información de J. Francisco de Anda Corral)

ricardo.quiroga@eleconomista.mx