Francisco Mojica es Chisko, así lo conocen en Tapalpa, Jalisco, un pueblo mágico por el que se pasea con su sombrero, sonrisa y con actitud un poco hippie. Es pintor y un apasionado del arte que arrancó un movimiento que denominó como Chiskodelia.

“La idea con esto es que la gente se dedique a crear, soñar y sobre todo se expresen sean o no artistas”, explicó el artista vía telefónica desde Guadalajara.

Es un poco hippie el nombre del movimiento, ¿no?

“Suena un poco a eso (risas), pero no soy hippie. Somos un grupo de artistas que creemos en poder cambiar las cosas. Es un movimiento artístico que invita a soñar y a crear como una forma de expresión y sanación. Que si somos realistas el arte hace más por nosotros que nosotros por el arte”.

En el trabajo de Chisko se puede encontrar experimentación en la pintura, proyectos de todo tipo: escultura, arte utilitario, murales o videos.

“Llevo pintando desde hace muchos años. en mi familia todos son artistas y crecí entre cuadros y pinturas. Aunque no ha sido un camino fácil, pues hay un estilo de arte que se vende rápidamente, pero la verdad es que no me ha ido mal. Yo me dediqué a seguir con mis propios colores y formas para crear algo especial y tengo un estilo propio, con sentimiento y alma: la gente ya sabe qué es un Chisko y eso no es sencillo para un artista”, opinó.

En sus obras podemos encontrar figuras geométricas, criaturas místicas, mandalismo, nagualismo y hasta un Cantinflas. “Quiero inspirar a la gente con mi arte. Quiero que cuando escuchen Chikodelia, la gente piense en alguien que se está expresando, creando y haciendo realidad sus sueños, algo que todos pueden hacer mientras se lo propongan”, señaló.

Desde hace unos meses, Chisko emprendió un trabajo de arte urbano que denominó como: Roof Paint.

“Comenzamos en Guadalajara, en la colonia Moderna y ya llevamos pintadas tres azoteas que quedaron hermosas. La idea es hacer más y convertir esos espacios en lienzos coloridos y lo más importante es darles vida y que la gente vuelva a esos espacios”, agregó.

Parte del proyecto Roof Paint es tomar una imagen con Google Maps (fotos aéreas) para poder crear una galería en Internet y que la gente vea el resultado.

La obra de Chisko se encuentra en galerías de Estados Unidos, Italia, España y Argentina, entre otros países, pero es desde su plataforma (chiskodelia.com.mx) que vende la mayoría de sus obras, que van desde 1,500 dólares a 5,000 dólares, lo que le permite seguir creando sus coloridas creaciones.

“Nuestra generación tiene el beneficio de la tecnología; ahora es más fácil compartir y enviar obra a todas partes del mundo, no hay fronteras”, finalizó el artista, quien acaba de terminar un documental de la Chikodelia que espera presentar pronto.

¿Qué es la Chiskodelia?

Un movimiento artístico que invita a soñar y a crear, como una forma de expresión y sanación. Si somos realistas, el arte hace más por nosotros que nosotros por el arte.

[email protected]