Autoridades sanitarias chilenas informaron el viernes que las personas inoculadas con la vacuna de AstraZeneca contra Covid-19 podrán recibir su segunda dosis, pero continúa el límite de edad para nuevos pacientes hasta que termine una investigación de un caso de trombos que se presentó en el país.

En la víspera, el Ministerio de Salud dio a conocer que un paciente de 31 años presentó un cuadro de trombosis y trombocitopenia, un evento que se ha atribuido a la vacuna aunque con poca frecuencia, por lo que elevó a 45 años el límite mínimo de edad también para los hombres, desde los 18 originales.

"Es importante decir que quienes recibieron la primera dosis de AstraZeneca deben seguir el esquema para cumplir con la segunda vacuna", dijo el director del Instituto de Salud Pública (ISP), Heriberto García. Reiteró que se mantiene la medida preventiva de inocular a mayores de 45 años tras el caso de trombos.

Los reguladores aprobaron inicialmente la vacuna para hombres mayores de 18 años y para mujeres mayores de 45. Respecto al paciente afectado, García dijo que está "evolucionando bastante bien" y que en su cuadro pudo contribuir que el minero subió a su lugar de trabajo poco después de la inoculación.

Pese a la polémica por algunos casos de trombos en personas que recibieron AstraZeneca, varios organismos reguladores han subrayado que los beneficios de la vacunación superan los riesgos. Días atrás, Chile acortó el tiempo entre la primera y la segunda dosis a 28 días desde 12 semanas necesarias antes.

Por otra parte, en torno a los desmayos y fatiga registrados en la víspera en personas que recibieron la vacuna de CanSino, se atribuyó a ansiedad colectiva y reiteró la seguridad de todas las vacunas aprobadas en el país. "Lo que importa es que la vacuna es segura y los desmayos son totalmente tratables".