Chavela Vargas y Federico García Lorca coinciden en una historia de amor fraternal. La poesía y la música son el lugar de sus encuentros. La mujer nonagenaria se resiste a morir sin antes realizar su último deseo: rendir homenaje al poeta granadino. Chavela Vargas cuenta que cuando habitó en la Residencia de Estudiantes de Madrid, en el mismo cuarto en el que Federico García Lorca vivió años atrás, solía recibir la visita de un pájaro amarillo que contenía el alma del poeta español, y que entonces nació una relación perdurable más allá del espacio. La ofrenda que se ha propuesto es interpretar la poesía y la dramaturgia de García Lorca con los ritmos que le han servido para otras canciones , ha dicho Rubén Rojo Aura, director del proyecto documental El ruiseñor y la noche.

Chavela Vargas presentó ayer en Madrid su homenaje a Federico García Lorca, al que le canta en el disco La luna grande. También fue promovido el proyecto del documental El ruiseñor y la noche, que será concluido a finales de año, y el libro Dos vidas necesito.

Las verdades de Chavela

En rueda de prensa en la Residencia de Estudiantes, la cantante de 93 años presentó su proyecto, acompañada de la presidenta de la Fundación Federico García Lorca, Laura García Lorca, de la periodista María Cortina, del editor del disco, Fernando Rosado, y del realizador del documental, Rubén Rojo Aura. Regresó a España siete años después de su última estancia.

Chavela Vargas explicó que la poesía de García Lorca la conoce desde hace mucho, pero su mayor acercamiento y ganas de trabajar en este proyecto nacieron cuando vivió hace años en la Residencia de Estudiantes.

Dijo que una noche de nostalgia le habló Federico y le ayudó a encontrar cosas perdidas.

Nos queremos mucho, aquí veníamos a tocar el piano. En las noches en que no dormía oía todo lo que no podía oír.

Aquí se juntó el bien y el mal, la noche y el día , precisó al recordar al poeta en el salón de actos de la Residencia de Estudiantes.

Todo me apasiona, los poetas, el cielo, la vida para guardarla y llevarla a donde no se va nunca, allí estaré en la puerta donde se abren las estrellas. Allí estaré esperándote , expresó.

Aseguró que vive en paz y nada le duele, a pesar de que una mañana ya no pudo caminar, con lo que cree que pagó todas sus culpas.

Chavela calificó como emocionante el concierto que el 10 de julio ofrecerá para cantar a García Lorca, acompañada de amigos como Miguel Poveda y Raúl Rodríguez, en la Residencia de Estudiantes.

Laura García Lorca, sobrina del poeta, agradeció a Chavela su proyecto, que surge desde que sentía una deuda con García Lorca, quien le ha acompañado en su vida, en su soledad, en su dolor y en sus mejores momentos .

En tanto, el 12 de julio en la Casa de América en Madrid se presentará el libro Dos vidas necesito. Las verdades de Chavela, escrito con María Cortina, quien aseguró que no es un libro de memorias sino un diálogo en el que la cantante cuenta su historia y sus verdades. Explicó que la idea surgió cuando Chavela vivía en la Residencia de Estudiantes y comenzaron a conversar; hace tres años se publicó el libro en México.

Por su parte, Rubén Rojo Aura explicó que el documental sobre Chavela no es biográfico sino un poema audiovisual , que tiene imágenes grabadas en España y México, al que le falta una parte de grabación en San Luis Potosí. Tendrá una parte de animación en 2D y espera concluirlo a finales de año.

El ruiseñor y la noche

El proyecto documental de Rubén Rojo Aura transgrede las barreras de la coyuntura: dos creadores atemporales convergen en el espacio del arte. La cantante y el poeta asesinado durante la Guerra Civil Española descubren que, unidos, harán un universo inmortal.

(Con información de Notimex)