Doña Felipa y el señor José, son un matrimonio que está llegando al final de sus días, ella tiene demencia senil, él, problemas de cáncer y EPOC, ya que toda su vida se dedicó a hacer carbón y ella le ayudaba.

Con ambos enfermos, su familia ha enfrentado problemas económicos fuertes, además de otros factores que han destruido la dinámica familiar, con problemas de salud doña Felipa ingresó al Hospital General de Milpa Alta donde se le dio a conocer el Programa de Voluntad Anticipada (PVA), el cual ha venido a aligerar la carga , dijo Livi Toledo, cuidadora e hija de esta pareja.

Este programa nos ha favorecido mucho, gracias a esto mi mamá sigue viva y en su casa, pues los alimentos y los medicamentos son muy caros, la verdad es que ha sido una etapa muy difícil, pero una vez que llegamos al hospital fue donde nos lo dieron a conocer y vino un respiro para nosotros, aunque tenemos el contraste porque mi papá aún no se encuentra en el programa y batallamos, pero espero pronto sea admitido , comentó.

En la información otorgada por la Secretaría de Salud del Distrito Federal se explica que el PVA no es eutanasia, su objetivo es respetar y acompañar el curso natural de una enfermedad en esta etapa de la vida, no cortarla ni provocar la muerte.

Este programa busca una atención integral para pacientes en etapa terminal, además sus familiares y cuidadores tienen derecho a la asistencia por parte de un equipo de salud multidisciplinario y a recibir atención paliativa, se lee.

En una voluntad anticipada, una persona indica cómo quiere que se disponga de sus bienes más preciados: su salud, su cuerpo y su vida, en un momento cercano a la muerte en el que ya no sea capaz de decidir por sí misma.

El doctor Ramón Ortega Rosas, jefe de enseñanza del Hospital General de Milpa Alta, asegura que en nuestro país no se necesita de la eutanasia, pues si tenemos un paciente con dolores muy fuertes, están los morfínicos o sedación, en un paciente en etapa terminal, la muerte llega sola y sin dolor, eso es lo que hace cuidados paliativos, con procedimientos más humanos y respetando la Voluntad Anticipada .

undefined

Programa muy humano

Livi, quien además de atender a sus papás, trabaja en la venta de gelatinas, explica: Aquí en casa ya están más tranquilos, no los mueves tanto, no los transportamos, no se estresan, nos ayudan con medicamentos y su comida, además de que el doctor viene si es necesario; eso nos ayuda moral y económicamente, entre nosotros nos turnamos (cinco integrantes más de la familia) y eso lo hace más llevadero.

Mientras el doctor Ramón atiende a doña Felipa nos cuenta, este programa no tiene reglas únicas y se hace con lo que se tiene, además de que cada hospital atiende diferentes padecimientos, por eso no todos han arrancado de la misma manera. Es un programa donde la técnica, el humanismo y la ciencia, deben integrarse .

Asegura que llevar a los pacientes en esta etapa a su casa, es benéfico hubo una paciente muy grave que, si se hubiera quedado en el hospital, le dábamos algunos días más de vida, eso pasó en septiembre, y ella llegó a enero, ¿porque?, por los cuidados, el amor, cariño y apoyo de la familia. Este es un proyecto muy humano .

A pesar de que cada institución que adopta el Programa genera sus propias reglas para llevarlo a cabo, el doctor Rubén nos explica que, en Milpa Alta, el programa ha aumentado sus alcances, ayudamos para los certificados de defunción, sepelios gratuitos o usos de fosas, Milpa Alta es la delegación más pobre, gracias a la coordinación con la delegación, hemos logrado que se apoye para los sepelios de acuerdo a los usos y costumbres y aspectos religiosos de esta zona .

Agregó que en esta zona la familia es numerosa y al hablar de estos programas, se reúne a toda la familia, a veces hasta 20 personas en un consultorio y salimos hasta que todos han resuelto sus dudas .

Nosotros queremos ser un ejemplo, que otras delegaciones conozcan nuestra estructura y la repliquen por lo menos en todo el Distrito Federal, aunque cada zona ha conformado su equipo de acuerdo a las características de la institución , dijo.

Confirmó que el programa ha crecido, pues al principio hubo muchas dificultades comenzando por los doctores que no querían firmar las actas de esta naturaleza, ahora es diferente pero falta personal y que más entidades de gobierno se unan para fortalecer el programa y ayudar en todos los aspectos .

La Ley al servicio de los pacientes

El 7 de enero de 2008, se dio a conocer el decreto por el cual se expidió la Ley de Voluntad Anticipada para el Distrito Federal, Maricruz Medina Mora, responsable del Programa de Voluntad Anticipada de la Secretaría de Salud del Distrito Federal, explica que existe cada vez más interés en el tema del final de la vida, y es una etapa que requiere acompañamiento .

Dijo que a ocho años de promulgada la Ley se han realizado 6301 documentos y formatos hasta diciembre del 2015, siendo las mujeres las que más participan con un 64.9% por un 35.1% en hombres.

Aseguró que el espíritu de la Ley es ¿Qué es lo mejor para esta persona? estamos hablando de personas que van a morir y se busca que haya un proceso de acompañamiento con atención paliativa y cuidados básicos .

Explicó que existen dos vías de suscripción: a través de un documento ante notario público, lo firma la persona que ha tomado esa decisión pero que no se encuentra en esa circunstancia. Con esto se previene que se conecten, resucitaciones y todas estas intervenciones que buscan conservar la vida pero que dadas las circunstancias ya no serían pertinentes. Aclaro que no todas las personas que firman este documento la van a utilizar, porque pueden ser otras causas de muerte, pero quienes firmamos ese documento ya hicimos una reflexión acerca de ese tema y la decisión estuvo en nuestras manos , dijo.

La otra es a través de un formato de voluntad anticipada ante el médico tratante para enfermos en etapa terminal.

Agregó que es importante generar una cultura, a pesar de que esta Ley no es obligatoria, algunos hospitales de la Secretaria se han agregado, además de privados e institutos. Es importante mencionar que las instituciones que se unen al programa cuentan con cuidados paliativos. Entre más hospitales estén mirando hacia el final de la vida y proponiendo cuestiones distintas la comunidad se verá beneficiada , concluyó.

Calidad de vida hasta el último momento

Cuidados paliativos y médico en tu casa, son programas que van de la mano con el proyecto de Voluntad Anticipada, ya que esto permite que los pacientes reciban la visita periódica de un doctor y que le suministren medicamentos y alimentos necesarios para esta última etapa de vida.

Ferdinard Recio Solano, responsable del Programa de Cuidados Paliativos de la Secretaría de Salud del Distrito Federal, en entrevista, hizo una reflexión, ¿Cuánto cuesta morirse en este país? Desde el momento en que uno tiene una enfermedad terminal ya empezó a costar la muerte, cuánto gasta uno en medicamentos, en estudios, en equipo, después, gastos funerarios .

Ante este panorama, el doctor Recio asegura que programas como cuidados paliativos viene a responder a una gran necesidad que tienen los habitantes de esta ciudad, por primera vez se está viendo al ser humano de una manera integral, desde el punto de vista biológico, mental psicológico, social y espiritual, para mí cuidados paliativos es un arte , dijo.

Agregó que el apoyo a las familias también es clave en estos casos, un familiar nunca fue preparado para atender a un enfermo, además nos hemos encontrado con que el cuidador de un paciente de 80 años es su esposa dos años menor que él, entonces ¿cómo va a mover, bañar o alimentar a ese paciente? , por eso estos programas incluyen asesoría psicológica y tanatológica.

Para mayor información ya sea para hospitales que se quieran unir al programa, o para personas físicas, la Secretaria de Salud del DF ponen a su disposición el teléfono de medicina a distancia 51320909 y el correo [email protected] o [email protected]

[email protected]