Los efectos de la restricción por la emergencia sanitaria a causa de la pandemia de Covid-19 siguen causando estragos en el mercado editorial del país. La facturación anual por la venta de libros impresos sigue cayendo.

De acuerdo con las mediciones de Nielsen Bookscan México facilitadas a este diario, hasta la semana 24 de 2020, correspondiente al periodo del 8 al 14 de junio, la industria editorial mexicana reportó 5 millones 342,800 ejemplares vendidos, por los cuales se facturaron poco más de 1,161 millones de pesos. Dichas cifras indican que, hasta esa última actualización, la contracción anual por la facturación de libros impresos ha llegado a -29.3% en comparación con el 2019.

El mercado tocó su punto más bajo al llegar a -88.2% de facturación en plena puesta en marcha de la Jornada Nacional de Sana Distancia, durante la semana 15 del 2020 (del 6 al 12 de abril), en comparación con ese mismo periodo del año anterior.

En mayo pasado, este diario reportó que, a manera de reacción paliativa ante ese punto más bajo de las ventas de ejemplares impresos y a causa de la incertidumbre de la reapertura de librerías y otros puntos de venta en el país, aquellas editoriales y libreros con catálogos digitalizados decidieron concentrar sus esfuerzos en el mercado en línea y los sistemas de mensajería. Desde entonces, la recuperación ha sido mínima pero sostenida y la contracción anual fue menos severa, pero no por ello dejó de ser significativa.

Entre las semanas 17 y 22 del año, es decir del 20 de abril y el 31 de mayo, se promedió una facturación de -55%, mientras que en las dos primeras semanas de junio, la facturación fue de 40.8% y 43.8%, respectivamente, es decir, la reducción menos estrepitosa desde la puesta en marcha de la Jornada Nacional de Sana Distancia, en la segunda mitad de marzo, cuando se facturó un -42.1 por ciento.

Durante la mencionada semana más baja en ventas, en abril pasado, la facturación anual se calculaba en un -19.8%. Y a pesar de la ligera recuperación, en poco más de dos meses se contrajo casi otros diez puntos porcentuales hasta llegar a la facturación anual actual de -29.3 por ciento.

Para efectuar sus mediciones, Nielsen Bookscan México toma en cuenta los reportes de puntos de venta en supermercados, tiendas multiespecialistas y tiendas de libros como Book Depositary, Dante, Educal, del FCE, Gandhi, Hidalgo Librerías, El Péndulo, El Sótano y La Ventana, con una cobertura de entre 60% y 70% del mercado.

[email protected]

kg