El carbón obtenido a partir de residuos orgánicos podría ser la respuesta a los problemas de contaminación por combustible fósil.