Es triste que ya no haya trenes de pasajeros en México porque este país creció a bordo de los rieles.