Más de 50 artistas, curadores y promotores culturales firmaron una carta donde denuncian el “trato prepotente y despectivo” de Mariana Aymerich, directora del Festival Internacional Cervantino (FIC), a la crítica de arte y curadora Ingrid Suckaer.

“El 24 de abril pasado durante una entrevista que Suckaer solicitó para ofrecer una propuesta de arte indígena contemporáneo, proyecto que ha sido apoyado por las anteriores direcciones del FIC a través del área de artes visuales. Para su desconcierto, no sólo recibió por su parte una indiferente negativa sino comentarios descalificadores sobre los proyectos presentados en años anteriores, entre los cuales se hizo alusión expresa a Francisco Toledo, Mónica Mayer, Rodrigo Moya y Guillermo Gómez Peña, a quienes mencionó frente a la señora Aymerich”, se lee en la carta dirigida a Alejandra Frausto, secretaria de Cultura.

“Cabe destacar que, si bien Ingrid Suckaer recibió el maltrato de Mariana Aymerich, la ofensa fue para la vasta comunidad de artistas, curadores, personas comprometidas e instituciones quienes pusimos nuestro esfuerzo y trabajo para dar brillo y realce al Cervantino, en el cual gustosamente hemos participado. Esto en el marco de una programación incluyente y diversa que ha comprendido los más variados lenguajes de las artes visuales, representativos de la tradición y la vanguardia. Otra característica de muchas de estas propuestas ha sido su carácter de contenido social, político, documental, transgresor y contestatario”.

En el documento, se señala que “tal y como lo refiere Suckaer en su escrito, hasta ahora se confirma que el FIC articulará la programación de Guanajuato, FEMSA y los invitados de honor, lo cual ocurría desde años atrás. Lo que ya no encontramos es una propuesta propia, diseñada desde el propio FIC, como la que se ha hecho desde hace décadas. Esta respondía a líneas curatoriales y ejes temáticos establecidos”.

El Festival Internacional Cervantino tendrá 21 millones de pesos menos de presupuesto respecto al año pasado cuando fue de alrededor de 105 millones de pesos. Pero anuncio que “tendrá exposiciones de Graciela Iturbide, quien fue invitada a exponer desde el año pasado por el FIC además de recibir la Presea Cervantina 2018, o las de José Castro Leñero, Marcela Armas y Gilberto Esparza o las muestras de maestros del arte popular guerrerense o de arte inuit. Aquí se precisa que las propuestas curatoriales que Ingrid Suckaer ofreció de artistas pertenecientes a los pueblos originarios van en otro sentido y provienen del libro de su autoría titulado Arte indígena contemporáneo: dignidad de la memoria y apertura de cánones (2017), producto de la investigación realizada como miembro del Sistema Nacional de Creadores Artísticos (SNCA/FONCA), emisión 2013”.

“Por nuestra parte, seguimos en espera de una respuesta a la carta referida, en la cual se solicita se haga público el diagnóstico sobre las artes visuales en el contexto del FIC que la señora Aymerich mencionó a Ingrid Suckaer, así como una explicación a los juicios de valor según los cuales no hemos aportado nada la amplia comunidad de artistas, curadores y equipos de trabajo quienes presentamos innumerables propuestas que incluyen pintura, dibujo, gráfica, escultura, fotografía, caricatura, ilustración, diseño gráfico, diseño industrial, video, instalación, performance, arte interactivo, rescate y promoción de archivos, arte indígena tradicional y contemporáneo para engalanar con ello el Cervantino”.

La carta fue firmada por Guillermo Gómez Peña, La Pocha Nostra, Rafael Lozano Hemmer, Laura Anderson Barbata, Mónica Ashida, Marisa Lara, Eduardo García Cabral, Edgar Clement y el Colectivo Superficie Arte, entre muchos otros.

vgutierrez @eleconomista.com.mx