La misma semana que sorprendió con la firma del embajador mexicano en Japón del Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, por su sigla en inglés), tuvo su primera realización el Festival de Cine Creative Commons de la Ciudad de México (CC CMX), que este fin de semana llegó a su fin y que contó con la participación de diversos especialistas en software libre y licencias Creative Commons (CC), quienes reflexionaron (e informaron) sobre los beneficios de estas herramientas basadas en los principios de Cultura Libre.

Andrés Garibay, experto en el tema y coordinador junto con Armida Aponte del CC CMX, en entrevista, mencionó que en México y el mundo, y sobre todo en estos últimos años, se han venido tratando de imponer leyes como SOPA y PIPA, y tratados como el ACTA, que basados en la defensa del copyright, de la propiedad intelectual de las obras, criminalizan al consumidor y frenan el intercambio cultural .

El ACTA hace una defensa del copyright, el cual se basa en un esquema de ‘todos los derechos reservados’, por lo que para poder hacer uso de una obra, se debe tener el permiso del autor o haber pagado la cantidad correspondiente a los derechos de uso. Las licencias CC se basan en un modelo de ‘algunos derechos reservados’, para poder hacer uso de algún material no se debe pedir permiso, ya que éste ha sido otorgado de manera previa (y con algunas restricciones dependiendo la licencia CC), por lo que se facilita el intercambio de obras vitales para el desarrollo cultural de las comunidades , informó Garibay.

Andrés Garibay, desde hace varios años usa software libre, el cual inspiró la creación de las licencias Creative Commons, y desde hace dos años trabaja en proyectos relacionados con el movimiento Cultura Libre: Soy artista visual e informático de formación, por lo que para mí es importante que Internet permanezca como una red libre para el intercambio de conocimiento y de construcción de cultura , dijo.

El joven gestor y emprendedor cultural aseguró que en México contamos, desde el 2006, con una traducción jurídica y de idioma de las licencias CC.

Sin embargo, no somos un país que utilice mucho este tipo de licencias, al menos en el ámbito cinematográfico y audiovisual, que es donde se concentró el Festival de Cine.

Hace un año, Andrés tuvo noticia del Barcelona Creative Commons Film Festival (BCCN), padre del CC CMX, y se dio cuenta de que era un festival que se podía copiar por tener una licencia CC; entonces contactó a los organizadores y les propuso la idea de copiarlo en la ciudad de México. Además del Festival, Andrés ya había echado adelante el proyecto Cambalache (cambalache.ws, en Internet), el cual es una página en donde se puede subir proyectos y obras bajo licencias CC para que los creadores puedan generar un cambalache de conocimientos, ideas y proyectos, justo lo que sucede en este festival.

Como las licencias CC no son muy conocidas ni utilizadas en nuestro país, en el Festival se ofreció el taller Uso de licencias Creative Commons en proyectos audiovisuales , del cual Andrés Garibay fue instructor y que se realizó con mes y medio de anticipación al festival.

¿Cuál es la necesidad de este Festival?

Más allá de ser otro festival de cine en la ciudad de México, somos un espacio para difundir y discutir mecanismos de producción y distribución diferentes, que ayuden a que las películas se muevan más fácilmente. Queremos abrir un espacio de discusión y participación en la ciudad de México .

[email protected]