México podría concluir el próximo sexenio con una afluencia mínima de 61.5 millones de turistas internacionales, siempre y cuando se regule bien, para mantener la tendencia de crecimiento que ha venido experimentando la industria en los últimos seis años.

Así lo planteó, en el marco de las celebraciones por el Día Mundial del Turismo, la vicepresidenta del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), Cristina Alcayaga Núñez.

Metas del CNET para el próximo sexenio

Señaló que el organismo que representa se ha propuesto metas muy ambiciosas para la próxima administración, pero requiere no sólo que se mantengan, sino que se amplíen los recursos asignados a la promoción.

Además de la cuota de turistas mencionada, la vicepresidenta del CNET indicó que buscarán elevar los ingresos por divisas a 46,000 millones de dólares, así como captar inversión extranjera y nacional en el sector por alrededor de 500,000 millones de dólares.

Estimó que se generarían 1 millón 100,000 nuevos puestos de trabajo e incrementarían el gasto promedio de los turistas internacionales a por lo menos 1,250 dólares por visita.

Finalmente, Alcayaga planteó que México debe incrementar su participación de mercado entre los viajeros de Estados Unidos, para convertirse en el destino de viaje de uno de cada cuatro estadounidenses.

Un nuevo paradigma en el mundo

En su calidad de representante de la Organización Mundial de Turismo, Antonio López de Ávila destacó que esta industria, a nivel mundial, ha venido replanteando sus metas en función del nuevo paradigma que supone la tecnología.

“Los objetivos de esta nueva etapa están basados en la transformación digital, en la innovación y la generación de riqueza y de empleo a lo largo de todo el mundo”, enfatizó.

Dijo que se irá trabajando en esquemas de participación que permitan una mayor interacción entre academia, destinos y gestores públicos.

Se crearán fondos enfocados en potenciar la innovación en el ámbito local y se trabajará en sensibilizar a los ministros implicados, sobre ciertos temas, para crear destinos más incluyentes.

Advirtió que será fundamental establecer estrategias que permitan no ir a ciegas hacia este umbral de cambios y empezar a basar las decisiones en los datos que la tecnología ofrece.

Empezarán a formarse —expuso López de Ávila— destinos inteligentes, sustentables y eficientes, que, además, ofrezcan experiencias de viaje auténticas y personalizadas, a la vez que prodiguen más beneficios a sus habitantes.

[email protected]