Cancún, QR. Si no se envía un mensaje contundente de que se está combatiendo el recale de sargazo en las playas turísticas de Quintana Roo, en unos meses comenzará a caer la ocupación hotelera y ello obligará a despidos masivos en la hotelería.

Así lo advirtió el presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, Roberto Cintrón Gómez, quien dijo que hasta el momento las labores de limpieza están recayendo casi exclusivamente en el sector privado, ya que la Secretaría de Marina no ha comenzado a brindar apoyo.

El empresario hotelero comentó que el primer cuatrimestre del año ya arroja una baja de prácticamente 10 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del 2018, pues al 28 de abril el barómetro de la asociación de hoteles registra 76.1% de ocupación hotelera, contra 86.4% que se registró el año previo.

Refirió que, si bien no todo es atribuible al sargazo, es el tema que está acaparando los titulares de medios de comunicación nacionales e internacionales, lo cual está siendo aprovechado por los competidores del Caribe mexicano para desprestigiar al destino.

El hotelero expuso que están a la espera de que la Secretaría de Marina dé a conocer el plan de captura de sargazo en altamar, pues hasta el momento se sabe sólo que ha llegado un buque a costas del estado, sin que haya definición en el plan de acción a seguir.

Protocolo

Recordó que apenas hace dos semanas hoteleros de Cancún y Puerto Morelos presentaron el protocolo de combate al sargazo, el cual está siendo financiado con recursos exclusivamente privados.

Dicho protocolo cuenta con la participación de 22 empresarios, hoteleros, científicos y sociedad civil, cuyas acciones de protección abarcan 14 de los 28 kilómetros de costa del municipio de Puerto Morelos, además incluye un programa de manejo integral, la recopilación de información científica, el monitoreo del volumen de alga que llega a las costas, la instalación de barreras antisargazo, la colecta del sargazo en mar y playa, el transporte y disposición del alga y la industrialización de ésta.

El hotelero agregó que, si bien la ocupación va a la baja, el Aeropuerto Internacional de Cancún reporta incremento en el tráfico de pasajeros hacia Cancún, lo cual sólo se explica porque dicho excedente de viajeros ya no está llegando a los hoteles, sino a las rentas vacacionales tipo Airbnb.

“Los pasajeros se están alojando en habitaciones alquiladas mediante plataformas vacacionales, porque Quintana Roo, que sí paga impuestos, crea empleos y deja derrama económica, no está recibiendo a los pasajeros”, dijo.

Roberto Cintrón Gómez expuso que la combinación de estos factores, incluida la inseguridad, ha implicado que los hoteles se vean en la necesidad de bajar tarifas para no perder cuota de mercado, lo cual es un efecto indeseable e indirecto de la crisis de sargazo que está viviendo Quintana Roo.

La baja en las tarifas reduce los ingresos hoteleros y provoca que se tenga que recortar la plantilla de trabajadores, lo cual es un efecto indeseable, pero que en algún momento tendrá que aplicarse si no se revierte el impacto de todos los factores negativos que están afectando a la industria turística de Quintana Roo, advirtió.

[email protected]