La japonesa Toshiba Corp, que se ha destacado entre los golpeados fabricantes de procesadores del país, planea recortar la producción de sus chips de memoria flash en un 30% debido a un excesivo abastecimiento y la caída en los precios.

Las memorias NAND de Toshiba han sido un inusual punto de luz en la industria japonesa de chips que intenta mejorar sus viejas plantas y hacer las inversiones necesarias para competir con agresivos rivales en el exterior.

La fabricante japonesa de memorias dinámicas (conocidas como DRAM), Elpida Memory Inc, declaró la bancarrota en febrero, mientras que Renesas Electronics Corp está luchando por evitar el mismo destino recortando puestos de trabajo y cerrando la mitad de sus plantas domésticas.

Toshiba, el segundo mayor fabricante mundial de chips de memorias NAND después de Samsung Electronics, dijo el martes que recortaría la producción de su planta de Yokkaichi en el oeste del país debido a la sobreoferta de chips para discos USB y tarjetas de memoria.

Estoy un poco sorprendido de que estén recortando tanto. Todo el mundo sabe que la demanda no ha sido tan fuerte como se esperaba", dijo David Motozo Rubenstein, analista de tecnología de Religare Global Asset Management en Tokio.

"Apple es el mayor de sus clientes, y con el nuevo iPhone que debería salir a fines de este año, uno pensaría que la empresa aumentaría sus inventarios para eso", agregó.

Analistas estiman que más de la mitad de los chip NAND de Toshiba terminan en los populares iPhones de Apple.

Las acciones de Toshiba cayeron un 5.43% a 261 yenes el martes en Tokio, comparado con una baja de 0.24% en el índice referencial Nikkei.

Toshiba dijo que esperaba que las condiciones del mercado mejoraran en el actual trimestre de julio a septiembre y añadió que no tiene planes de revisar sus proyecciones de ganancias para el año a marzo.

JSO