El conglomerado de televisión de habla hispana más grande del mundo, Televisa, comenzó el 2014 con la comercialización de VEO, plataforma de video bajo demanda que ofrece por 99 pesos al mes películas, series y toda la programación que es emitida en abierto de la compañía.

Este mercado está dominado por dos compañías: la estadounidense Netflix y Clarovideo de América Móvil, que tienen 75% y 22% de participación, de acuerdo con Ariel Barlaro, vicepresidente de la consultora Dataxis para Latinoamérica. El resto del pastel se lo disputan Klic de Cinépolis, Vudu de Walmart y Totalmovie de TV Azteca.

La llegada de veo supondrá un reajuste en la distribución del negocio.

Las plataformas de video bajo demanda comenzaron a ofrecer sus servicios en México en el 2011 y, aunque han sufrido algunos factores inhibidores como la escasez de banda ancha o precios poco asequibles para todos los estratos sociales y económicos, han logrado introducirse en los hogares de las familias mexicanas para quedarse.

ESPECIAL: Elektra abre dos vías de crecimiento con Blockbuster

En México, la televisión e internet son los dos medios con los que más interactúa el usuario de manera simultánea, según la Interactive Advertising Bureau de México (IAB), asociación que agrupa a las empresas de la publicidad interactiva en el país. El estudio de consumo de medios entre internautas mexicanos realizado por la asociación en el 2013 dice que en promedio, los internautas tienen cuatro dispositivos que pueden conectarse a internet: 50% tiene un Smartphone, 19% una tableta y 25% una televisión con conexión a la red.

Barlaro, de Dataxis, consideró que el liderazgo de estos servicios lo ostenta la firma estadounidense Netflix, que aterrizó en México en el 2011. Netflix es líder porque se ha posicionado con contenido original y porque se estableció como casi el genérico de la marca , dijo Barlaro.

Este retraso no supondría un problema teniendo en cuenta la capacidad que posee televisa tanto para generar contenido propio como en términos de poder adquisitivo. este es un mercado nuevo. Es un negocio para quien finalmente tiene contenidos originales, para quien tiene capacidad financiera. No es un negocio para pequeños , dijo.

El negocio de un operador está influenciado por los costos de los derechos, de la distribución y de las gestiones de la base de los consumidores, afirmó Gino Galassi, director de la consultoría Accenture media.

Para una compañía de medios (Televisa), contar con los activos estratégicos de la red, millones de espectadores en sus canales y una buena posición en cuanto a la comercialización de los derechos, es sin duda una ventaja , dijo el especialista en el sector de las telecomunicaciones en conversación telefónica desde roma.

Los principales operadores de cable y satélite se pueden diferenciar de otros jugadores debido al contenido lineal y de producción propia que ofrecen los canales de televisión. Este hecho situaría a televisa con su operador veo en una posición privilegiada dentro del mercado de video bajo demanda.

raquel.rivas@eleconomista.mx