Los gobiernos, las empresas multinacionales y las instituciones globales están perdiendo la batalla contra los hackers informáticos, por ello, deben combinar sus recursos para atacar este problema, indican expertos.

Y es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha sumado a la lista de grandes firmas hackeadas recientemente.

Este mes, Google aseguró que hackers chinos intentaron acceder a las cuentas de Gmail, su servicio de correo electrónico, de varios activistas de derechos humanos, así como de algunos funcionarios.

En la lista también está Sony, que sufrió daños severos luego de que hackers accedieran a la información privada de miles de usuarios de su red PlayStation Network.

También Lockheed Martin y el banco Citigroup han reportado hackeos e intento de robo de datos.

Este es un ejemplo de que la tecnología ha avanzando más rápido que las estructuras y a veces las regulaciones sobre el tema", dijo el presidente ejecutivo de Unilever, Paul Polman, al margen de una reunión del Foro Económico Mundial en Yakarta.

Los expertos en seguridad cibernética creen que la única forma de combatir eficazmente la amenaza es que los sectores públicos y privados unan sus fuerzas y combinen una mayor regulación con acciones internacionales.

Claramente estamos perdiendo la batalla. No estamos haciendo lo suficiente (...) todos los años esperamos que las cosas cambien, pero ahora la gente como yo se ha vuelto cínica. Se necesita cooperación global", dijo Vijay Mukhi, uno de los principales especialistas de la materia en India.

ACCIONES CONJUNTAS

La creciente complejidad y la gravedad de los ciberataques ha comenzado a quebrar el estigma de ser una víctima, con las compañías, gobiernos y organizaciones entendiendo que deben trabajar en equipo.

Ha habido un cambio real. Hay mucha más consciencia de la amenaza (y) las organizaciones están siendo mucho más abiertas sobre los ataques que encaran. Lockheed, Google y ahora el FMI están mostrando mucha más apertura que la que hubieran exhibido hace un año", dijo John Bassett, investigador de ciberseguridad del Royal United Services Institute, en Londres, y ex funcionario de la agencia de inteligencia británica GCHQ.

Al respecto, el experto Alexander Klimburg opinó que el intento de robar información sensible del FMI, el prestamista global, ofrece una oportunidad para que todas las partes se unan y confronten a una amenaza en común.

Esta es potencialmente una gran oportunidad de lanzar una investigación comunal sobre un ataque contra una institución, también comunal. Si se pueden hacer acusaciones, hay que hacerlas. El único modo de frenar ataques como éstos es nombrando y difamando, y, en este caso, a diferencia de (los ataques) contra gobiernos nacionales, hay un claro interés global en juego", sostuvo Klimburg, especialista en ciberseguridad del Austrian Institute for International Affairs.

Con el volumen de datos almacenados online creciendo exponencialmente año tras año, algunos especialistas dicen que el problema se está saliendo de control y se deben tomar medidas inmediatas.

Mientras, defensores de las libertades civiles temen que dar un mayor control de internet a los gobiernos puede minar la privacidad, otros dicen que esa misma privacidad ya está en peligro por los hackers criminales y otros ligados al Estado.