Nokia, fabricante finlandés de teléfonos celulares, recortó su previsión de ingresos, citando márgenes y ventas más débiles de lo esperado. Esto ya provocó que su valor de acción perdiera 17.5% en la Bolsa de Helsinki.

La compañía comunicó que ahora espera que las ventas netas de sus dispositivos y servicios para empresas en el segundo trimestre estén "sustancialmente" por debajo de su guía anterior, de entre 6,100 millones y 6,600 millones de euros.

Esta actualización se debe principalmente a unos precios de venta y volúmenes de dispositivos móviles más bajos de la media esperada previamente", dijo la compañía.

Nokia, que aún es el mayor fabricante mundial de teléfonos por volumen, también dijo que ya no era apropiado ofrecer previsiones anuales para el 2011.

Nokia está en medio de un ajuste de su negocio ya que está por adoptar el software de Microsoft, que sustituirá su propia plataforma Symbian, ello, con el fin de competir mejor en el mercado de los teléfonos inteligentes.

Su penetración en el sector de los smartphones (celulares con acceso a internet y otras funciones avanzadas) ha caído durante los últimos años frente a Apple y otros fabricantes de dispositivos avanzados, como Blackberry.

Dada la conmoción interna que generarán estas noticias, es cada vez más difícil ver que Nokia pueda avanzar una generación de teléfonos y estar a la par con la competencia a principios de 2012. Los inversionistas deberían estar más que preocupados sobre la posibilidad de dividendos", dijo el analista de WestLB Thomas Langer.

La advertencia ocurre un mes después de que Nokia dijo que recortaría 7,000 empleos y subcontrataría la unidad de desarrollo de software Symbian para recortar sus costos.