San Francisco.- Las empresas de Estados Unidos esperan que el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), no derive en restricciones de sus operaciones dentro de toda la región.

Este ha sido un mensaje con el que compañías como Cisco han sido enfáticas con el gobierno de Donald Trump, según informó Chuck Robbins, director ejecutivo de la firma de tecnología.

"Estoy involucrado en los grupos que están en comunicación con la Administración (de Estados Unidos). Lo que te diré es que existe un mensaje con el que hemos sido muy directos: asegurar nuestra capacidad de operar bajo ciertos términos asociados con TLCAN a lo largo de Norteamérica es crítico, y es consistente con toda la comunidad de negocios", dijo Robbins, cuestionado por El Economista.

El llamado se suma al que recientemente, los directores y presidentes de 32 de las compañías más poderosas de Estados Unidos hicieron al presidente Donald Trump, para que en la renegociación del TLC no se afecte el entramado económico que se ha venido construyendo dentro de este acuerdo comercial de 23 años de historia.

A través de una carta dirigida a la Casa Blanca, los directivos pidieron al mandatario estadounidense a no empezar las renegociaciones desde cero con México y Canadá, a fin de que tampoco se vea impactada la arquitectura trilateral que las empresas han venido constituyendo al amparo del acuerdo comercial de América del Norte.

En mayo, Trump notificó formalmente al Congreso estadounidense su intención de renegociar el tratado comercial, lo que abrió un periodo de consultas de 90 días antes de iniciar el diálogo con los socios en ese pacto, México y Canadá.

La renegociación fue anunciada luego de que el presidente estadounidense aseguró que estaba listo para retirarse del bloque comercial.

Justo este martes, el secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross, pronosticó que la renegociación del TLCAN podría prolongarse hasta el 2018.

Para Cisco, el continente americano representa un mercado de casi 30,000 millones de dólares anuales. La firma no detalla el monto exacto para el bloque del TLCAN.

Desde el lado mexicano, la renegociación se ha visto como una oportunidad para atraer inversiones en el desarrollo tecnológico, en áreas como telecomunicaciones, internet de las cosas e infraestructura, a la par de la inclusión de capítulos relacionados con el comercio electrónico y el libre flujo transfronterizo de datos.

Alfredo Reyes Krafft, socio fundador del despacho Lex Informática, señaló previamente a El Economista que en la renegociación y modernización de los Tratados de Libre Comercio que México tiene en marcha, incluyendo el de Estados Unidos, es necesario garantizar la protección de los datos y la privacidad de los ciudadanos, así como los derechos de los consumidores en los capítulos de comercio electrónico.

[email protected]

erp