Si eres de las personas que dejan morir la batería de su teléfono para cargarla, podrías no recibir el crédito que solicitaste para comprar la casa o el auto que deseas.

De acuerdo con Gregory LaBlanc, director facultativo de la Escuela de Negocios FinTech Berkeley, la información generada por un smartphone es mucho más efectiva para predecir la personalidad y el comportamiento de una persona sobre todo en lo que se refiere a su actividad financiera.

Facebook puede convertirse en un jugador muy importante en servicios financieros”, dijo LaBlanc durante su presentación en el congreso Latam Blockchain Today and Tomorrow organizado por EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey.

Las empresas de tecnología financiera (Fintech) sobre todo aquellas dedicadas a los sistemas de pago, pero también a los préstamos, los seguros y las inversiones han transformado dichos servicios gracias a la analítica de datos, del aprendizaje automático y de la inteligencia artificial, que usan los datos provistos por interfaces digitales como Facebook, Google y con dispositivos personales, como los teléfonos inteligentes (smartphones).

LaBlanc puso el ejemplo de las dinámicas de carga de los smartphones. Quienes dejan que la batería se descargue completamente están más predispuestos a ser peores pagadores que quienes cargan su celular con regularidad.

El académico de FinTech Berkeley habló también sobre Prosper, una fintech estadounidense que pide a sus solicitantes de crédito un ensayo escrito sobre las razones por las que deberían recibir ese préstamo. Un algoritmo de inteligencia artificial analiza estos ensayos y reconoce aquellas palabras que indicaban quiénes serían buenos y malos pagadores.

Palabras como “Dios”, “gracias”, “prometo” y “voy a pagar” son un indicador de una persona que muy probablemente no pagará a tiempo su deuda mientras que “libre de deudas” y “graduado” son señales de un buen pagador. Este tipo de análisis de datos funciona también en el caso de sistemas de logística, de levantamiento de capital y de medios de pago.

El uso de datos, sin embargo, puede conducir a sesgos en las decisiones tomadas a partir de esta información y de la programación de los algoritmos. Los ejemplos no son pocos: Amazon tuvo que deshacerse de un asistente de inteligencia artificial que facilitaba sus tareas de contratación de recursos humanos porque este comenzó a manifestar claros sesgos discriminatorios en contra de las mujeres. La organización ProPublica y en especial la investigadora Julia Angwin se han encargado de develar cómo los algoritmos son “cajas negras” que pueden introducir sesgos racistas en decisiones judiciales.

La manipulación puede ir en sentido contrario: mientras que una compañía aseguradora ahora tiene la capacidad de establecer una póliza automotriz de acuerdo con las habilidades de los conductores y del estado del auto, un individuo puede colocarle un rastreador médico a su perro para que la misma aseguradora crea que goza de buena salud aunque se trate de un fumador empedernido.

Datos genéticos y crowdfunding en blockchain

El uso de estos datos por parte de empresas fintech puede llegar incluso hasta el genoma humano. Daniel Uribe, director de Genobank, dijo durante el panel Fintech Startups del congreso organizado por el Tec de Monterrey, que este banco de datos genéticos sirve para que cada persona tenga el control de su propia data genética.

“Después de recibir la muestra de saliva y de hacer la secuencia del genoma, la información del usuario se almacena exclusivamente en su wallet de blockchain, con lo que esa persona puede tener control absoluto de sus datos genéticos, que a nosotros nos parecen los más sensibles”, dijo Uribe.

El blockchain, la red descentralizada para transferir activos de valor de forma segura e inmutable, es una tecnología que sirve para proteger la información. En el caso de Genobank, cada usuario puede decidir las transferencias de su información genética que realiza con su médico, con un consultor genético, con su familia y hasta con una aseguradora.

Otro ejemplo de las fintech vinculadas a información protegida con blockchain es SEIF, cuyo CEO, Jesús G. Fuentes, ofreció un adelanto de uno de sus productos relacionado con las plataformas de crowdfunding, es decir aquellas que se dedican a reunir financiamiento para proyectos específicos a través de plataformas digitales.

Este producto de SEIF, fintech dedicada a los contratos inteligentes, sirve para garantizar a los crowdfunders la posibilidad de controlar sus inversiones en proyectos, ya sea que decidan cancelar el financiamiento por consenso si es que observan que el proyecto no llegará a buen puerto.

[email protected]