Untitled Document

Las Vegas.- Tradicionalmente se decía que el alma de un automóvil era el motor, pero las tecnologías han iniciado una evolución en la industria automotriz para incorporar una alma digital en los vehículos del siglo XXI.

En la Feria Internacional de Electrónica de Consumo CES 2013, firmas como Ford, Chrysler, General Motors o Hyundai mostraron plataformas de cómputo en la nube y aplicaciones móviles sincronizadas a sus teléfonos móviles, así como sistemas de reconocimiento de voz incorporados a sus nuevos modelos.

Pero hay quienes van más allá de la conectividad: Toyota y Audi mostraron prototipos de manejo autónomo -que no necesita de las manos del conductor en el volante- durante el encuentro de la industria tecnológica más importante a nivel mundial.

La conectividad en los automóviles también se ha convertido en uno de los componentes más importantes en la decisión de compra de los consumidores, al menos en Estados Unidos.

Ed Pleet, director de Servicios Conectados de Ford Motor Company, afirma en entrevista que el 75% de los consumidores de automóviles nuevos consideran la posibilidad de sincronizar sus teléfonos inteligentes al vehículo como el factor esencial en la decisión de compra.

Este interés está dirigido por el aumento exponencial de la penetración de teléfonos inteligentes, explicó Hau Thai-Tang, vicepresidente de Ingeniería de Ford al anunciar su programa para desarrolladores de aplicaciones para la plataforma Sync AppLink, que Ford utiliza en sus vehículos desde 2010 y que a partir de 2013 tendrá reconocimiento de voz para solicitar instrucciones de cómo llegar a un lugar o elegir una canción o estación de radio sin necesidad de soltar el volante.

Ford asegura que ya vendió en Estados Unidos un millón de vehículos con Sync AppLink, y espera que para 2015 alcance las 14 millones de unidades a nivel global.

Un estudio de Juniper Research pronostica que para el 2016 existirán casi 100 millones de unidades en circulación conectadas a Internet.

Este crecimiento también abre una amplia posibilidad para que desarrolladores puedan integrar sus aplicaciones al mundo automotriz. Como Ford, General Motors anunció también la apertura de su plataforma a los creadores digitales para integrarlos a su oferta global de vehículos.

TuneIn y iHeartRadio (Radio), Amazon Cloud Player (música en la nube) y medios de prensa estadounidense como The Wall Street Journal o USA Today son parte de una nueva generación de desarrollos: apps vehiculares , dijo Phil Abram, director de Infotenimiento de General Motors.

Los consumidores pueden escoger qué aplicaciones descargar para que los asistan en un manejo más seguro o para el uso más eficiente de energía, lo que posiblemente podría representar una disminución para los costos de tener un vehículo , dijo.

SE MANEJAN SOLOS

Toyota y Audi aprovecharon la CES 2013 para presentar sus prototipos de automóviles de manejo autónomo. El año pasado, Google dio el primer paso al poner en circulación el primer automóvil sin tripulación.

Si bien el ideal es que se pueda desarrollar un vehículo que no necesite de un humano para desplazarse, ambas firmas dejaron en claro que es un error pensar al manejo autónomo como la sustitución del conductor.

Nuestra visión de un vehículo autónomo es que, cuando yo no quiera manejar, el automóvil lo haga por mí mismo , dijo Rick Hudi, director ejecutivo de ingeniería de Electrónica de Audi.

El prototipo de Toyota, basado en su modelo Lexus, se enfoca más a la seguridad, un propósito distinto al desarrollo de Google, dijo el director de Estrategia de Negocios para Norteamérica de Toyota, Jim Pisz.

El objetivo de Google es recapitular información para sus mapas y soluciones digitales. Con Lexus nos enfocamos a mejorar las condiciones de seguridad en el manejo de automóviles. En eso difieren , comentó en entrevista.

El automóvil está equipado con sistemas avanzados de geolocalización, radares ubicados en sus seis caras (arriba, abajo, laterales, frontal y trasera), cámaras a color y radar láser de rastreo con capacidad de detección a 360 grados para conocer qué hay a su alrededor.

Para que estos vehículos sean una realidad, se necesitarán cambios en las legislaciones de los países, incluyendo las normas de seguridad y de manejo, agregó el directivo de Toyota, firma que invierte 9,000 millones de dólares anuales en investigación, incluyendo el prototipo de manejo autónomo.

Aunque no es un factor decisivo, se necesitará desarrollar infraestructura inteligente en las carreteras y caminos para acelerar el acercamiento de vehículos autónomos al mercado final, explicó Pisz.

Toyota no se aventura a decir cuándo podría iniciar la producción masiva de un producto final, mientras que Audi proyecta todavía una década más para verlos a la venta.

Lo cierto es que estos vehículos inteligentes son el futuro de la industria automotriz, reconoció Pleet, de Ford, por lo que no descartó que la compañía basada en Detroit también comience a integrar tecnologías que permitan el manejo autónomo de los vehículos.

[email protected]

RDS