Encontrar pareja a través de múltiples plataformas y aplicaciones cada vez es más común, y más en el contexto de contingencia sanitaria que se vive actualmente por la pandemia del coronavirus.

Aunque las aplicaciones de citas en línea cada vez se han vuelto más seguras desde un punto de vista técnico, siguen representando un riesgo importante cuando se trata de exponer información personal de los usuarios, lo que los hace vulnerables a amenazas como el ciberacoso y el doxing, afirmó la firma de ciberseguridad internacional Kaspersky.

Lo anterior, se desprende de un estudio realizado por investigadores de esta empresa internacional quienes decidieron replicar una investigación hecha en 2017 para comparar y ver qué ha mejorado y qué no en cuanto a su seguridad.

Por ello, los analistas estudiaron nueve aplicaciones de citas con usuarios globales tales como Tinder, Bumble, OkCupid, Mamba, Pure, Feeld, Her, Happn y Badoo; de las cuales revelaron que a comparación de hace cuatro años, aunque las aplicaciones de citas se han vuelto más seguras, siguen existiendo importantes riesgos para la privacidad, principalmente en cuanto a la transferencia de datos.

La firma rusa indicó que en 2017, algunas de estas apps permitían interceptar los datos enviados y muchas utilizaban el protocolo HTTP sin cifrar. Sin embargo, para este año la situación mejoró significativamente y ninguna de las apps estudiadas utiliza HTTP, y no se envían datos si el protocolo no es seguro.

En materia de seguridad y privacidad, el acceso a datos como la ubicación de los usuarios, su lugar de trabajo, su nombre o su información de contacto los hace vulnerables al ciberacoso o incluso al acoso físico, así como al doxing, técnica por el que se hace pública información previamente privada para avergonzar o perjudicar a la víctima.

De acuerdo con el estudio, la plataforma Mamba es la única que permite a los usuarios difuminar sus fotos de forma gratuita, y la app Pure prohíbe a los usuarios hacer capturas de pantalla de los chats, de tal manera que los usuarios no pueden compartir chats o fotos sin su permiso.

Kaspersky recordó que muchas aplicaciones han añadido versiones de pago y éstas incluyen opciones adicionales con las que se puede mejorar la seguridad. Por ejemplo, en las versiones de pago de Tinder y Bumble se puede elegir manualmente la ubicación en una región específica.

Tatyana Shishkova, experta en seguridad de Kaspersky, confió que en el futuro estas opciones que incluyen más controles de seguridad estén disponibles en todas las aplicaciones de forma gratuita, ya que lo mejor que pueden hacer los usuarios para mantenerse seguros es tener cuidado con los datos que comparten sobre sí mismos, tanto en sus perfiles de citas como en las conversaciones.

"Afortunadamente, lo que hemos visto en los últimos años es que este tipo de aplicaciones se están moviendo en la dirección correcta, permitiendo a los usuarios conectarse de forma más segura. Trabajan para mantener los datos seguros y, en las versiones de pago de muchas de ellas, los usuarios pueden hacer cosas como especificar manualmente su ubicación o difuminar sus fotos", afirmó.

Tenga cuidado con lo que comparte

Para utilizar estas aplicaciones de citas con seguridad, los expertos de Kaspersky emiten algunas recomendaciones como no compartir demasiada información personal en su perfil en estas aplicaciones, así como no vincular otras cuentas de redes sociales.

De igual forma, utilizar la mensajería integrada en las aplicaciones de citas y configurar el chat de manera que la información privada esté protegida, y eliminar u ocultar el perfil si ya no se utiliza determinada aplicación.