Apple invitó a investigadores de seguridad a que se postulen para recibir teléfonos iPhone modificados y diseñados para ayudarlos a buscar fallas en el sistema operativo móvil de esa compañía.

Los teléfonos permitirán a los investigadores ejecutar cualquier programa en ellos y dar a esos programas todos los accesos a datos en el aparato, lo que hará más fácil que expertos externos en seguridad sondeen el software iOS.

Apple había prometido la iniciativa hace un año y el largo tiempo frustró a algunos expertos en seguridad, mientras se han seguido descubriendo serias fallas de seguridad.

Especialistas han afirmado por largo tiempo que la opacidad de los aparatos de Apple no los ha vuelto más seguros que los teléfonos que operan con Android y otro software, sólo hace el análisis más difícil.

Esas preocupaciones aumentaron después de que Apple demandó a una compañía que ofreció una emulación del iOS basándose en violaciones a su propiedad intelectual. Ese caso contra Corellium aún está pendiente.

Apple tiene a algunos de los más destacados encargados de seguridad en el sector privado, pero sus aparatos han sido blancos de violaciones exitosas por parte de agencias nacionales de inteligencia y algunos contratistas de armas.

Compañías más pequeñas venden a los departamentos de policía aparatos que pueden desbloquear muchos aparatos y descargar sus contenidos, aunque esas herramientas no son infalibles.

Ejecutivo de Apple que hablaron con Reuters antes del anuncio dijeron que escogerían a un número no detallado de investigadores reconocidos para que reciban el primer grupo de teléfonos modificados.

A su vez, los investigadores deben prometer que informarán a Apple de cualquier falla de seguridad que encuentren y negociar tiempo para que la compañía confirme el problema y lance un parte para que sus usuarios lo instalen.