La Asociación Mexicana de Internet (Amipci) rechazó que el gobierno mexicano haya firmado el Acuerdo Comercial contra la Falsificación (ACTA) luego de que el Senado y la Cofetel hayan expresado anteriormente su negativa a la adhesión de México a este tratado.

"Nos llama la atención que lo hayan firmado cuando el Senado exhortó al Ejecutivo Fedral a retirarse de las negociaciones. Por lo pronto, vamos a pedir que el Senado no lo ratifique", comentó Jonathan Gabriel Garzón Galván, vicepresidente Jurídico de la Amipci.

El representante de la industria digital adelantó en entrevista que a fin de año presentarán a la nueva legislatura una propuesta de reforma para sancionar a los que lucren en Internet con obras protegidas, sin que representen intromisiones a las actividades de los cibernautas.

Estamos a favor de la protección de la priedad intelectual, es importante protegerla a desarrolladores de software o creadoras de contenido pero no se deb violar garantías individuales afectando el desarrollo de Internet", explicó.

La noche del miércoles, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) anunció que el Ejecutivo signó el ACTA en Japón, a una semana de que el Parlamento Europeo lo rechazara por existir inconsistencias en las garantías de la privacidad de los internautas.

El acuerdo exige a los proveedores de Internet como servicio que "tomen medidas para evitar el tránsito de contenidos que infrinjan los derechos de propiedad intelectual", lo que acentuará la brecha digital, explicó Garzón, de la Amipci.

"Los proveedores se van a convertir en autoridad y va tener un costo que se va a reflejar en los usuarios y encarecería el Internet, lo que implicaría que la brecha digital crezca; y desestima el desarrollo de Internet intentando poner reglas que violan las garantías de los usuarios mexicanos", abundó.

julio.sanchez@eleconomista.mx