La Asociación de Internet.mx (AI.MX) anunció la creación de un nuevo sello de confianza para el comercio electrónico en México. Esta certificación, que busca garantizar la protección de datos personales, la seguridad y la realización de mejores prácticas por parte de los negocios que practiquen el comercio electrónico en el país, se suma al primer sello de confianza en protección de datos personales que la asociación otorga desde el 2007.

La percepción de inseguridad y desconfianza hacia la compraventa de productos y servicios por internet son los principales alicientes para la creación de este sello, según AI.mx. Las micro, medianas y pequeñas empresas (mipymes) son los negocios a los cuales está dirigida esta certificación, aunque las grandes empresas tanto nacionales como aquellas que cuenten con representación en México también puede optar por obtenerlo.

“La reputación del comercio electrónico se vuelve uno de sus activos más importantes”, dijo César Pallares, vicepresidente de Servicios Financieros de AI.MX durante la presentación de este sello de confianza. El directivo de la asociación que agrupa a más de 200 empresas en el país dedicadas a  explicó que contar con un tercero como es la AI.mx, con una reputación verificada, que otorga un certificado como este sello de confianza, se vuelve de vital importancia para quienes integran el sector del comercio electrónico en México.

La primera garantía que ofrece el sello de confianza para el comercio electrónico es que el comercio que cuente con esta certificación sí existe. También verifica que el negocio ofrezca una descripción detallada de sus productos y servicios e información precisa sobre envíos y entregas, cambios y devoluciones.

De acuerdo con Pallares, el sello garantiza que las formas de pago de los comercios sean seguras y ofrece la opción de que, en caso de que un consumidor tenga un problema con el negocio en el cual adquirió un producto o servicio, pueda ponerse en contacto directo con las autoridades que estarán involucradas en el proceso de aclaración, que en este caso son la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).             

La certificación obliga a los comercios que la obtengan a contar con las medidas mínimas de seguridad para la protección de datos personales e información financiera.

El sello de confianza tiene un costo de 6,000 pesos anuales y las compañías que realicen comercio electrónico en México pueden contratarlo a través de internet en la página de la asociación. Los requisitos para obtener la certificación abarcan la entrega de documentos que garanticen la legalidad de las operaciones del negocio y la adopción de mejores prácticas en el sitio web del comercio.

De acuerdo con el Estudio de Comercio Electrónico 2017 de la Asociación de Internet.MX, los ingresos en el comercio electrónico ascendieron a 329,850 millones de pesos durante el 2016. Esto representa un crecimiento de 28.3% en comparación con 2015 y una desaceleración con respecto al ritmo de crecimiento del sector en años anteriores, cuando el ecommerce alcanzó  hasta 60% de incremento en sus ganancias.

“El comercio electrónico es una tendencia que ningún marco jurídico va a detener”, dijo Carlos Pérez, director general de NYCE México, organismo dedicado a la evaluación y certificación de procesos y esquemas de cumplimiento, el cual firmó un convenio con la Asociación de Internet.mx con el fin de generar un tercer sello de confianza en comercio electrónico el cual estará centrado en garantizar la operaciones del comercio electrónico entre comercios con un mayor volumen.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx