La Estrategia Digital Nacional se encamina al retraso. A dos meses de su presentación no se han delineado los mecanismos de medición en cuanto al cumplimiento de metas y tampoco se percibe un liderazgo claro de los encargados de llevar a buen puerto a esta política pública, consideró Pablo Bello, secretario general de la Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (AHCIET).

Para el especialista, queda poco margen para que el Ejecutivo alcance en el 2018 su meta de colocar al país en el liderazgo regional en materia de economía digital, gobierno electrónico, servicios de telemedicina o de seguridad ciudadana apoyada en las nuevas tecnologías.

El tiempo transcurrido desde la publicación de la iniciativa, que coordina desde Los Pinos Alejandra Lagunes Soto Ruiz, y el retraso de casi dos meses en la reforma de 14 leyes en materia de radiodifusión y telecomunicaciones le baja la velocidad al avance de la Estrategia Digital Nacional y los objetivos comienzan a tornarse lejos de lograrse en el tiempo fijado.

El 25 de noviembre pasado, casi un año después de haber iniciado su administración presidencial, el presidente Enrique Peña Nieto presentó la Estrategia Digital Nacional, una iniciativa de política pública con cinco objetivos: transformación gubernamental, economía digital, educación de calidad, salud universal y efectiva, y seguridad ciudadana.

Ubicar el liderazgo apropiado que pueda levantar la Estrategia es lo que debe definir el Gobierno de manera apremiante, consideró Bello, entrevistado tras su participación durante un foro sobre telecomunicaciones en la Cámara de Diputados el miércoles.

El Ejecutivo, de quien depende la Estrategia Digital Nacional, no debe esperar a que el Congreso defina el paquete de leyes secundarias que fortalecerán la reforma constitucional al sector de las telecomunicaciones, pues existen las facilidades para que esta iniciativa marche por sí sola, dijo el representante de la Ahciet, organismo que integra a operadoras multinacionales como Telefónica y Nextel y órganos reguladores del sector.

Una parte importante son las leyes secundarias, pero se puede avanzar. Lo que es el gobierno electrónico se puede impulsar con fuerza y lograrse en el horizonte de un año, lo que pondría a México a la vanguardia como ellos quieren en términos de que los ciudadanos estén conectados en el ámbito digital. La Estrategia puede caminar ahora no tan de la mano con una licitación (red compartida) o con leyes secundarias. Todavía se puede avanzar de forma paralela , dijo.

La Estrategia debe contar con un líder con facultades a nivel de un viceministro o subsecretario , de lo contrario se corre el riesgo de que se cuente con un ambicioso plan de objetivos pero carente de armas.

Se requiere ser ambicioso para dar saltos importantes en el corto o mediano plazos y en ese contexto, es de relevancia que haya liderazgo. Ellos se han puesto metas ambiciosas y para que se pueda cumplir ese desafío se necesita conseguir cierto liderazgo político capaz de liderar y levantar esa agenda , dijo Bello.

[email protected]

mac