La mayoría de los usuarios que solicitaron una prórroga para pagar sus créditos bancarios buscarán extender por algunos meses más este beneficio y tratar de negociar con su banco, reveló la plataforma digital especializada en servicios financieros Kardmatch.

De acuerdo con una encuesta realizada por dicha empresa, 61.3% de los usuarios encuestados que solicitaron esta prórroga afirmaron que podrán cumplir con sus compromisos financieros y podrán pagar sus créditos; en tanto 31.9% admitió que no está seguro de continuar pagando su crédito.

En tanto, 6% de los encuestados respondió que no definitivamente no podrá pagar el préstamo solicitado una vez que finalice el apoyo ofrecido por las instituciones financiera, lo que representa que cuatro de cada 10 usuarios no podrán saldar dichos préstamos durante este mes y muchos usuarios quizás ya no podrán liquidarlos.

Del total de usuarios que afirmaron no poder cubrir los pagos de sus créditos, 93.5% indicó que buscará extender esta prórroga al menos dos meses más al plazo del apoyo inicial.

A partir de agosto, los usuarios tendrán que reanudar el pago de sus créditos pese a que los efectos económicos por la contingencia sanitaria continúan.

Joel Cortés, director general de Kardmatch, explicó que la posibilidad de obtener una nueva prórroga no es algo que pueda garantizarse, dependerá de cada institución financiera, sin embargo, existe siempre la posibilidad de negociar la deuda afín de reiniciar los pagos, pero disminuir la cantidad mensual que se destinará a este propósito.

“Para las personas que solicitaron una prórroga, sobre todo en tarjetas de crédito, es muy importante reiniciar con sus pagos pues el monto de los intereses seguramente incrementó su saldo considerablemente durante estos meses. Si los ingresos familiares se redujeron o se perdieron es necesario pedir la ayuda de su banco para establecer un plan de pagos realista y dejar de utilizar el crédito”, afirmó.

En marzo, la Asociación de Bancos de México (ABM) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) anunciaron medidas en apoyo a los usuarios afectados por la cuarentena por el Covid-19 para aplazar o posponer los pagos de créditos vigentes sin consecuencias negativas en su historial de crédito por un plazo de 4 a 6 meses dependiendo del cliente e institución bancaria.

Este apoyo por la banca mexicana fue solicitado por el 25% de los usuarios de crédito entre personas físicas, así como pequeñas y medianas empresas, que benefició a más de siete millones de personas y empresas en todo el país.

De acuerdo con información de la CNBV, al cierre de mayo pasado, el saldo de los créditos reestructurados por estas medidas ascendió a 916,094 millones de pesos.