La mayoría de las uniones de crédito resentirá el alza en las tasas de interés, lo que provocará que los márgenes financieros de estas entidades disminuyan; sin embargo, tienen el reto de que esta situación no impacte de manera significativa en los créditos que otorgan a sus socios.

En entrevista, Luis Morales Robles, presidente del Consejo Mexicano de Uniones de Crédito (ConUnión), indicó que muchas entidades del sector basan sus modelos de negocio, tanto en la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) como en los Certificados de la Tesorería (Cetes).

La semana pasada, el Banco de México anunció su decisión de incrementar 50 puntos base la tasa de interés interbancaria a un día, dejándola en 3.75 por ciento.

Hay un efecto que hay que tener en cuenta y que tiene que ver con el alza de las tasas; la mayoría de las uniones de crédito, y muchos intermediarios, basa su lado izquierdo del balance o cartera en la TIIE, y el lado derecho, o pasivo financiero, en los Cetes , explicó Morales Robles.

Los Cetes y la TIIE agregó en un periodo de alza, como lo es el que empezamos a ver desde finales del año pasado, tienden a variar sus crecimientos y eso puede hacer que los márgenes financieros de las uniones de crédito se achiquen (...) Ahí es donde nos tenemos que concentrar, sobre todo las uniones que tienen un mayor volumen dentro del sector .

Pese a este escenario, Morales Robles expresó que posiblemente esta disminución del margen financiero de muchas uniones de crédito genere un incremento de las tasas de interés que ofrecen a sus socios o acreditados, pero también representa el reto de mejorar la operatividad de la institución.

Debe de ser una combinación: por un lado, transmitir el impacto del precio del dinero a la cartera, pero por el otro, disminuir los costos (de operación) , acotó.

De acuerdo con la normatividad, las uniones de crédito únicamente pueden recibir préstamos de sus socios, instituciones de crédito, seguros y fianzas.

Es un sector bien capitalizado

Aunque todavía la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) no ha presentado la información financiera del sector correspondiente al ejercicio del 2015, Morales Robles indicó que con datos preliminares, el año anterior las uniones de crédito presentaron indicadores consistentes a lo que ya se veía al tercer trimestre del año anterior.

Los crecimientos (del año anterior) son en línea con lo que veíamos al tercer trimestre del 2015, el portafolio de créditos creció 12%; los activos totales, cerca de 10% (para ubicarse en 50,000 millones de pesos). El Índice de Morosidad no es superior a 3.5% y el índice de capitalización (de 14%) refleja que es un sector bien capitalizado , refirió.

Morales Robles aseguró que a pesar del estado actual de la economía, el sector todavía tiene área de oportunidad para ampliar su portafolio dentro de los sectores de servicios, agropecuario, hipotecario, así como en la proveeduría automotriz.

Se ha incrementado la capacidad de compra interna en el país; el consumo interno se ha elevado y eso provoca que se mantenga sólida la cadena positiva en los proveedores de productos y servicios, que es donde estamos ubicadas las uniones de crédito , acotó.

Al cierre de septiembre del 2015, el sector de las uniones de crédito estuvo conformado por 98 uniones de crédito y tenía una cartera de crédito total con un saldo de 37,548 millones de pesos.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx