En México, si bien la penetración del seguro se ha mantenido en los últimos años, no ha tenido un crecimiento a la par de países similares, lo cual puede ser solucionado a través de las nuevas tecnologías, el asesoramiento adecuado y la nueva Ley de Seguros y Fianzas, conocida como Solvencia II.

De acuerdo con los datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros en el 2017, la penetración del seguro en el país fue de 2.2% del Producto Interno Bruto (PIB), cifra similar a la que se ha presentado en los últimos años.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el 2012 la penetración del seguro en México era de 1.9% del PIB, mientras que para el 2013 —cuando entró en vigor Solvencia II— pasó a 2.1 por ciento. Si bien la penetración no ha bajado de 2%, la cifra todavía queda muy por debajo del promedio de la OCDE, que es de 9 por ciento.

A decir de Concepción Hernández, directora de Beneficios y Consultoría Actuarial de Lockton México, con la nueva Ley de Seguros y Fianzas la penetración del seguro podrá aumentar, aunque esto llevará tiempo.

“La consolidación de esta nueva ley se dio realmente el año pasado, cuando todas las aseguradoras implementaron por completo Solvencia II y cumplieron con las pruebas de estrés (...) Ahora, ya con la implementación completa de los pilares de esta ley, creo que el resultado (mayor) podría verse en cinco años”, indicó.

Agregó que la implementación de Solvencia II trae consigo el uso de nuevas tecnologías en el mercado asegurador, así como de una mayor transparencia para los clientes que busquen asesoría para obtener el producto que realmente necesitan.

“Ahora las aseguradoras pueden hacer el uso de nuevas tecnologías para vender sus productos o incluso optimizar sus procesos; sin embargo, no sólo se trata de vender por vender, sino de ver las necesidades reales del cliente para darle la mejor cobertura, y asesorarlo no sólo en el momento de venta, sino también cuando ya está cubierto”, aseguró.

DEBEN PENSAR EN EL NUEVO CLIENTE

Federico Kondratowicz, gerente de Ventas Regionales de Inworx, empresa que ofrece soluciones digitales al sector financiero, explicó que para aumentar la penetración, ahora las compañías deben tener en cuenta que el nuevo cliente de seguros exige un producto más personalizado y accesible.

“Es una tendencia mundial, ahora el cliente quiere hacer las operaciones de manera online, desde su celular o tableta. Quiere conocer todo el panorama de oferta, ver qué le ofrece cada producto para poder elegir libremente y rápidamente”, afirmó.

En este sentido, precisó que es importante que al cliente se le ofrezca la seguridad de que si existe algún tipo de interacción online para acceder al seguro, ésta debe ser segura. “Que sea online no significa que sea menos formal”, agregó.

Añadió que actualmente las personas ya no buscan seguros tradicionales, como el de casa-habitación, para automóviles o de vida, sino que también quieren asegurar ahora sus celulares, bicicletas, sus mascotas y, en algunos casos, hasta extremidades de su cuerpo.

“Uno de los mayores retos para los seguros es la especificidad que ahora tiene el cliente, es decir, entender que cada uno de los clientes tiene necesidades diferentes, que ahora no sólo es cubrir la casa, sino también cubrir la computadora que está dentro de ella, el perro con el que ha convivido, etcétera”, detalló.

Incluso existe ya la posibilidad de contratar pólizas de auto sólo durante el tiempo que se usa el vehículo.