Luego de que en el 2012 hubo una fiebre en la autorizaciones de nuevos bancos, en los últimos dos años (2013 y 2014) el ritmo en el aval para la operación de este tipo de instituciones financieras ha disminuido.

En el año que acaba de concluir, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) autorizó únicamente la creación de dos bancos nuevos: Banco Progreso de Chihuahua y Banco Finterra. Además, publicó el oficio a través del cual se avala la organización y operación en México del Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), el más grande del mundo. Pero en el 2013, la CNBV sólo autorizó la operación de un nuevo banco: Banco Bancrea.

Ello contrasta con el 2012, cuando la dependencia autorizó la operación de siete nuevos bancos: Consubanco, Banco Inmobiliario Mexicano; Fundación Dondé Banco; Banco Forjadores; Banco Pagatodo; Banco Agrofinanzas (hoy Bankaool) y Banco Bicentenario. Éste último ya desaparecido.

De acuerdo con un estudio de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), del 2006 al 2014 fueron autorizados 24 nuevos bancos en el país, siendo el 2006 y el 2012 los años en que a más instituciones se les ha dado el aval para operar.

En el 2006, detalla el análisis, se autorizaron 10 bancos; en el 2007, uno; en el 2008, dos; entre el 2009 y el 2010, ninguno; en el 2011, uno; en el 2012, siete; en el 2013, uno y en el 2014, dos. En este último dato no se incluye la autorización del banco chino, que se anunció apenas en noviembre pasado.

A decir de la Cofece, la penetración de nuevos bancos en México es baja si se compara con otros países. Refiere que del 2006 al 2010 en Italia se autorizaron 42 bancos; en Austria 23 y en Suiza 16.

Una posible explicación sobre la poca penetración de nuevos bancos en México puede ser consecuencia de los altos montos con los que se debe contar inicialmente para constituir un banco. A nivel internacional, para constituir un banco con todas las operaciones, se piden casi los mismos montos mínimos que se requieren en México para constituir una sofipo o una socap, las cuales cuentan con actividades financieras más restringidas que los bancos , precisa la Cofece.

En México, el monto del capital mínimo para constituir un banco es de alrededor de 33 millones de dólares, cifra por arriba de países como Suiza, que se ubica en 16 millones; Costa Rica y Guatemala, en 13 millones; Nicaragua, 11 millones, y Brasil y Panamá, que están en 10 millones de dólares, según la Cofece.

Siempre hay solicitudes

Autoridades tanto de la Secretaría de Hacienda como de la CNBV han dicho que siempre hay intenciones de pedir solicitud para el negocio bancario. Sin embargo, a raíz de la quiebra, en julio del 2014, de Banco Bicentenario, uno de los aprobados en la fiebre del 2012, los procesos de revisión de los planes de negocio son más estrictos.

(A partir de la quiebra de Bicentenario) el proceso se está haciendo más estricto en cuanto a la revisión de la viabilidad de los planes de negocio, nos metemos a un mayor grado de detalle respecto de las fuentes de ingresos y gastos que van a generar los principales negocios de estos intermediarios en caso de que sean bancos , declaró recientemente un funcionario de la CNBV.

En julio pasado, a Banco Bicentenario, con apenas poco más de un año de operaciones, le fue revocada la licencia porque su Índice de Capitalización (Icap) se desplomó a menos de 3%, el mínimo requerido es de 10.5 por ciento.

[email protected]