De las personas que cotizan bajo el régimen de las afores (Ley del Seguro Social de 1997), sólo 24% logrará cumplir con las 1,250 semanas que se requieren para obtener una pensión, indica un diagnóstico del Sistema de Ahorro para el Retiro sobre la generación afore del IMSS hecho por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

De este pequeño universo, 17% tendrá una pensión tan baja que deberá solicitar la pensión mínima garantizada que ofrece el gobierno federal, la cual es de 3,080 pesos mensuales, si se considera el salario mínimo de 102.68 pesos diarios en el 2019.

Ana María Montes, directora de la consultoría actuarial Lockton México, explicó que si una persona recibe una pensión mensual de su afore de 2,000 pesos, el gobierno la apoyará con 1,080 pesos para que tenga al menos la pensión mínima garantizada de 3,080 pesos.

Explicó que, al cierre del 2018, alrededor de 75% de los trabajadores que están afiliados al IMSS cotizó con un salario menor a 12,500 pesos, por lo que es probable que su pensión sea baja y requieran apoyo del gobierno federal para tener la pensión mínima garantizada.

“Un trabajador debe acumular en su cuenta de retiro por lo menos 702,240 pesos para poder garantizar una pensión de 3,080 pesos mensuales en caso de que se jubile a los 65 años y viva otros 19. Es decir, entre los 65 y 84 años, el trabajador tendría una pensión de 3,080 pesos”, ejemplificó la especialista.

Para los trabajadores que no alcancen las 1,250 semanas de cotización cuando tengan la edad de retiro de 65 años, y que representan 76% de los trabajadores que cotizan en el sistema de afore, la Consar menciona que se les dará su ahorro en una sola exhibición, pero no tendrán derecho a una pensión mínima garantizada.

 

Informalidad afecta más a mujeres

El estudio de la Consar explica que los trabajadores no alcanzan las 1,250 semanas de cotización, debido a que la mayoría pasó mucho tiempo trabajando en el mercado laboral informal, con lo que dejan de hacer aportaciones a la seguridad social, al ahorro de su pensión y al de su vivienda.

Menciona que, al cierre del 2018, había 39.5 millones de cuentas de la generación afore afiliadas al IMSS, cuya densidad de cotización —periodo que labora una persona en la formalidad y el tiempo que aporta a su afore— fue en promedio de 44.3 por ciento. Es decir, de las 1,250 semanas que se requieren para solicitar una pensión, sólo tienen en promedio 553.7.

La Consar indica que esta población de trabajadores se divide en dos grupos; por un lado están 23.8 millones de trabajadores con cuentas registradas, que son aquellos que firmaron un contrato con una afore para que ésta administre los recursos de su ahorro para el retiro.

Este grupo tiene una densidad de cotización promedio de 51%, es decir, 625 semanas. Con lo que, de este grupo, sólo 38% alcanzará una pensión y 62% no la tendrá.

Si se observa por género, 70% de las mujeres no recibirá una pensión y 30% sí; mientras que 57% de los hombres no tendrá un pensión y 43% sí tendrá acceso a una.

Por otro lado, están 15.7 millones de trabajadores con cuentas asignadas, que se refiere a cuentas de trabajadores que, al no haber elegido una afore, son asignados a alguna administradora.

Dicho grupo registra una densidad de cotización promedio de 35%, es decir, 437.5 semanas cotizadas, con lo que 96% de los trabajadores no tendrá acceso a una pensión.

 

Alto costo para las finanzas públicas

En su momento la Auditoría Superior de la Federación (ASF) alertó que, ante las bajas pensiones que recibirán los trabajadores de su afore, el gobierno tendrá que destinar mayores recursos para la pensión mínima garantizada, lo cual implica una presión más a las finanzas públicas.

Calcula que, entre el 2022 y el 2060, el gobierno deberá destinar 5 billones 982,333 millones de pesos. El pago anual más alto se alcanzará en el 2042, con 223,919.1 millones de pesos, que representan 1% del Producto Interno Bruto (PIB) actual.

“Se estima que, anualmente, a partir del 2022, se paguen pensiones a la generación de 60 años o más por un monto de 62,681 millones de pesos anuales; en el 2032, el pago se incrementará a 205,246.6 millones de pesos, al incorporarse la población con edades entre 46 y 59 años”, expone la ASF.

[email protected]