Sin prisa, pero sin pausa, así es como definió Armando Armenta Mier, presidente, con licencia, de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, el trabajo realizado para encaminar la iniciativa para eliminar comisiones bancarias anunciada a inicios de noviembre del 2018 por su coordinador, Ricardo Monreal.

Antes de solicitar licencia como legislador, en entrevista con El Economista el morenista reconoció la apertura y sensibilidad de los titulares de los bancos para llegar a un consenso y poner atención al corazón del sistema financiero: los usuarios.

Pese a las voces que acusan atentar contra la autonomía del Banco de México sobre este tema, el senador aseguró que no hay nada que temer, trabajan codo a codo tanto con dicha dependencia, como la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para presentar una propuesta en conjunto y avalada por todos.

El senador afirmó que el objetivo fundamental de la iniciativa sobre comisiones bancarias no busca afectar al sistema financiero, sino que la disminución del costo operativo se traduzca en beneficios para los usuarios.

Aclaró que no solamente revisan el tema de las comisiones sino algunos otros aspectos relativos a este sector como agilizar la bancarización y el uso de la tecnología en este tipo de cuestiones.

Sí hubo jaloneos, pero también sensibilidad

La relación entre los legisladores con los banqueros, Armenta la califica de apertura, entendimiento y sensibilidad, tomando como premisa fundamental que los usuarios sean los principales beneficiados.

Admitió que hubo jaloneos en algunos puntos, pero al final se busca, y se seguirá haciendo, puntos de coincidencia y diálogo para construir una legislación en conjunto.

“Los bancos juegan un papel trascendental en materia de crédito, y queremos eso: que sea más el rendimiento que tengan por crédito que por comisiones bancarias, esa debe ser la ruta por la que tenemos que trabajar. Los encontramos sensibles, las reuniones que hemos tenido nos han ayudado a poner el centro de la atención en los usuarios, quienes son los que dan vida a los bancos”, comentó.

Precisó que ambas partes analizan cómo compactar más de 5,200 comisiones de diferentes productos financieros, lo cual complica el análisis y trabajo legislativo.

Adelantó que algunas cuentas de ahorro son de los puntos del debate que más generan controversia, ya que como legisladores consideran injusto que se deba mantener un saldo promedio de 3,000 pesos cuando algunos de los trabajadores no ganan más de 5,000 pesos mensuales.

Sin prisas

Tras tres meses de reuniones con todos los involucrados, el representante de Morena indicó que, por ahora, todavía no cuentan con una propuesta concreta, aunque reconoció que hay avances y bosquejos.

Respecto a la presentación de ésta, aseguró que probablemente llegaría al pleno para su discusión para el final de este periodo ordinario de sesiones o para el inicio del siguiente, pero se presentará de acuerdo con la dinámica y tiempos del sistema financiero.

“No estamos corriendo, hay que hacerlo adecuadamente, y para nosotros es más importante coincidir con todos los participantes, que el sistema financiero tenga justicia fundamentalmente para los ciudadanos, es lo que queremos: justicia a los ciudadanos, no al detrimento del sistema financiero”, aseveró.

Leyes secundarias

Un punto que considerar como parte de los cambios a las normas sobre el sistema financiero es la posibilidad de redactar leyes secundarias para las dependencias encargadas de supervisar a este sector, indicó Armenta Mier.

“Podrían venir leyes secundarias, que legislan las disposiciones financieras, y obviamente el marco normativo de competencia de los órganos reguladores desde la Secretaría de Hacienda, la Condusef y el Banco de México”, abundó.

Enfatizó que se busca brindar mayor justicia tributaria y financiera que sea equitativa tanto para las instituciones financieras como para los usuarios.