Aunque la oferta del crédito se ha incrementado en los últimos años en el país, el reto de las empresas especializadas en microfinanzas es poner al alcance de la población un mayor abanico de servicios que incluyan productos como los seguros y el ahorro.

Emilio Illanes Díaz, director general del Consorcio Latinoamericano para Capacitación en Microfinanciamiento de la Universidad Anáhuac, explica que en la actualidad hay cerca de 40% de la población mexicana que no tiene acceso a ningún tipo de servicio financiero. Sin embargo, añade, entre 60 y 70% no cuenta con la posibilidad de recurrir al ahorro formal y entre 85 y 90% no tiene un seguro.

Las finanzas populares tienen como reto la inclusión financiera. Que todo mexicano tenga la posibilidad de tener servicios financieros. ¿Cuáles son? Que pueda ahorrar y cubrir riesgos con la compra de seguros , comenta el especialista.

La mayor posibilidad de penetración financiera es la población tanto de localidades semiurbanas como rurales con más bajos recursos. Ciudades como México tienen una presencia impresionante de bancos, pero no todo aquél que vive en el Distrito Federal utiliza los servicios financieros; no los utiliza porque no sabe cómo hacerlo o no tiene confianza. Desde luego que la población que menos los usa es la que está más vulnerable .

Díaz considera que con la reforma financiera se podrá avanzar en ese reto de una mayor inclusión, ya que, por ejemplo, a jugadores del sector de ahorro y crédito popular se les permite el funcionamiento a través de corresponsales y de la telefonía móvil. No obstante, se requiere también un mayor número de jugadores que promuevan el ahorro formal.

En la actualidad forman parte del sector de ahorro y crédito popular uno que otro banco, las sofomes, sofipos y las cooperativas de ahorro y préstamo. Sin embargo, las sofomes no reguladas, que son las que tienen mayor presencia, no tienen permitido captar recursos del público, por lo que algunas ya han buscado migrar a una figura regulada para poder fondearse.