Luego de haber anunciado facilidades contables para los bancos con el fin de poder apoyar en la contingencia del Coronavirus (Covid-19) a sus clientes, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) informó de medidas parecidas para las entidades del sector de ahorro y crédito popular, como son sociedades financieras populares (sofipos), cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) y uniones de crédito.

En específico, las entidades del sector de ahorro y crédito popular podrán diferir parcial o total los pagos de capital o intereses de los créditos de consumo, comerciales y de vivienda vigentes al 31 de marzo del presente año hasta por seis meses, mientras que, para los financiamientos en el sector rural, el diferimiento podrá ser de hasta 18 meses.

“Las medidas relacionadas a los criterios contables especiales se dan en respuesta a la petición de autorización de las entidades integrantes del sector de ahorro y crédito popular del Sistema Financiero en México, para que éstas lleven a cabo la implementación de diversos programas dirigidos a los acreditados afectados”, explicó la CNBV, quien añadió que el proceso para la instrumentación de cada medida tendrá un plazo de 120 días naturales.

En México, el sector financiero de ahorro y crédito popular en su mayoría atiende a personas que se encuentran en zonas donde otros servicios, como los bancarios, no se encuentran. De acuerdo con cifras de la autoridad, entre sofipos, socaps y uniones de crédito atienden conjuntamente, a más de 11 millones de personas. 

“Ante la contingencia, este apoyo contribuirá al bienestar de la población acreditada, pues les permitirá diferir sus pagos respecto de los créditos que tengan con las entidades antes referidas al consumo, de vivienda y comerciales”, detalló la Comisión.

Según la CNBV, se trabaja para que medidas similares puedan ser emitidas para otros sectores como el de sociedades financieras de objeto múltiple reguladas, almacenes generales de depósito y entidades de fomento.

Banca de Desarrollo y operaciones digitales

Para David Romero Morfín, presidente de la Amsofipo, estas medidas son necesarias para apoyar a los acreditados que cuentan con comercios que requieren de un flujo continuo de recursos para subsistir y que se verán impactados por las medidas tomadas para evitar el contagio del Covid-19.

“Hay clientes que están en la base de la pirámide, que viven al día muchos de ellos y este tipo de programas lo reciben como un buen apoyo para que finalmente puedan seguir su actividad”, apuntó Romero Morfín.

El presidente de la Amsofipo apuntó que a la par de estas medidas, también se trabaja con las autoridades para que las sofipos puedan acceder a fondeo de manera inmediata por la banca de desarrollo, con el fin de también contar con capital disponible que se puede traducir en créditos para la población afectada.

“Buscamos trabajar con la banca de desarrollo a través de la Secretaría de Hacienda para buscar que las medidas de fondeo para las instituciones las tengamos y ver si es tener condiciones sean más flexibles para que podamos seguir prestando a pesar de esta circunstancia”, comentó Romero Morfín.

Asimismo, que también se busca que la autoridad pueda apoyar para facilitar las operaciones remotas en línea con ofrecer servicios a distancia. “La otra solicitud que estamos haciendo es tener la oportunidad que las operaciones remotas sean más fáciles de realizar y de esta manera facilitar los servicios digitales y no presenciales a los clientes”.

abr