El Servicio de Administración Tributaria (SAT) realizó una menor inversión para recaudar los 1.7 billones de pesos durante el primer semestre.

De acuerdo con su Informe Tributario y de Gestión, el órgano recaudador invirtió sólo 36 centavos por cada 100 pesos que recaudó en el periodo.

Lo anterior, señaló Alejandra Cañizares Tello, administradora central de Estudios Tributarios y Aduaneros del SAT, es el menor costo de recaudación del que se tiene registro.

En los primeros seis meses del año pasado, el SAT gastó 48 centavos, mientras que un año antes la cifra fue de 49 centavos.

En el primer semestre del año, los contribuyentes le dejaron ingresos al erario público por 1.7 billones de pesos, 4.4.% más que los 1.6 billones de pesos del mismo período del 2018.

El crecimiento se debió, principalmente, al incremento que presentó la recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de 32.6% anual, mientras que el Impuesto sobre la Renta (ISR) aumentó 1.5 por ciento.

Rentabilidad en fiscalización mejora

En el caso de la fiscalización, Cañizares Tello indicó que también mejoró la rentabilidad de estos actos en el primer semestre del año.

Los datos de la autoridad fiscal mostraron que recuperó 72.5 pesos por cada peso que invirtió en los actos de fiscalización.

La cifra es mucho mayor a la que se registró de enero a junio del año pasado, cuando por medio de la fiscalización el SAT recuperó 53.6 pesos por cada peso invertido.

En total, en el periodo se recaudó 92,287 millones de pesos, 4.9% más que los 86,287 millones que obtuvo el año previo por fiscalizar a los contribuyentes.

Además, el presupuesto para estos actos fue menor al pasar de 1,610 millones de pesos en el 2018 a 1,300 millones este año.

La administradora central de Estudios Tributarios y Aduaneros hizo énfasis de que, a partir del 2015, las auditorías del SAT se han focalizado a combatir la simulación de operaciones y la emisión de facturas falsas.