Las jurisdicciones no han respondido nada bien a las acciones para mitigar las amenazas de lavado de dinero en activos virtuales, de acuerdo con el Índice Antilavado de Dinero de Basilea en su edición 2021, en la cual dedica un apartado especial al tema, luego de las acciones emprendidas en años recientes por el Grupo Financiero Internacional (GAFI).

De acuerdo con el documento, los riesgos latentes de las criptomonedas o activos virtuales para que sean utilizados como mecanismos para lavar dinero tienen que ver con su naturaleza sin fronteras y su existencia fuera del sistema financiero formal.

“Su naturaleza sin fronteras y su existencia fuera del sistema financiero formal las convierte en una opción tentadora para que los delincuentes oculten el producto de la corrupción y otros delitos, evadir impuestos o financiar el terrorismo… ¿Cómo están las jurisdicciones respondiendo a las amenazas? La respuesta es: nada bien”, detalla el informe elaborado por el Instituto de Basilea sobre Gobernanza.

El documento refiere que el uso de las criptomonedas aumenta cada vez más; sin embargo, esto es tanto para fines legítimos como para actividades ilícitas. “En enero del 2021, se estimaba que había 106 millones de usuarios de criptomonedas en todo el mundo”.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx