La inversión de capital privado esperada para este año asciende a 1,071 millones de dólares, que equivale a un repunte de 166% desde los 403 millones de dólares que se destinaron en el 2009, según detallaron Deloitte y la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

Durante la presentación del Estudio sobre Fondos de Capital Privado en su cuarta edición, recordaron que la figura de los Certificados de Desarrollo (CKDes) cobra importancia, toda vez que de los 31 fondos cuestionados para el estudio, 53% de los entrevistados respondió que buscarán recursos a través de estos instrumentos por un monto total de 1,675 millones de dólares durante el año.

En el pasado casi todos los inversionistas en fondos de capital privado eran extranjeros, pero gracias al CKD hay un nuevo inversionista mexicano institucional ,que son los fondos de pensiones , comentó Julio Márquez, director de Amexcap.

Las reglas

En materia de regulación, el presidente de Amexcap, Jaime Salinas, dijo que son dos los temas de preocupación para los fondos de capital privado.

El primero tiene que ver con que las Administradoras de Fondos para el Retiro (afores) tienen la posibilidad de estar en el comité de inversiones; toda vez que éstas decidirán los proyectos en los que se puede invertir sus recursos. No obstante, Salinas destacó que la regulación permite una ventana abierta, y es que las afores podrán renunciar a ese derecho y delegar las decisiones de inversión al administrador, para que éste tome la mejor opción.

El segundo tema que les preocupa se refiere a la revelación de información de las inversiones que hacen al mercado de valores, toda vez que el empleo de CKDes se hace a través de una oferta pública.

Romper paradigmas

El reto de los fondos de inversión es que el empresario pueda tener una visión más real del valor de su empresa. Suele ocurrir que con el ánimo de no deshacerse de una parte de su compañía la sobrevalora. El objetivo con estos instrumentos es que puedan entender muy bien qué significa tener un socio activo que quiera darle un valor agregado a la empresa.

Jaime Salinas se refirió al apego que tienen muchos empresarios mexicanos hacia sus empresas, por un estatus social, lo que les impide hacer crecer a su empresa, pues su objetivo principal no es maximizar su utilidad y esto se convierte en un factor que les impide tener a un fondo como socio.

[email protected]