La Autoridad Bancaria Europea (EBA) fue objeto de un ciberataque contra sus servidores Microsoft Exchange, según confirmó la institución, presidida por el español José Manuel Campa, que como medida de precaución decidió desconectar sus sistemas de correo electrónico.

El regulador bancario inició una investigación completa sobre lo ocurrido, en estrecha cooperación con su proveedor de TIC, un equipo de expertos forenses y otras entidades pertinentes.

Dado que la vulnerabilidad está relacionada con los servidores de correo electrónico de la EBA, es posible que el atacante haya obtenido acceso a los datos personales a través de los correos electrónicos almacenados en esos servidores, advirtió la entidad.

“La EBA está trabajando para identificar a qué datos se accedió, si es que se accedió a alguno”, explicó la institución, añadiendo que, cuando proceda, proporcionará información sobre las medidas que los interesados podrían tomar para mitigar los posibles efectos adversos.

“Como medida de precaución, la EBA decidió desconectar sus sistemas de correo electrónico”, agregó.

La  EBA es solo una de las víctimas de estos ciberataques que se produjeron en todo el mundo. Otros afectados identificadas hasta ahora son bancos y proveedores de electricidad, así como residencias de ancianos y una empresa de helados.

Una empresa estadounidense de ciberseguridad, que pidió no ser nombrada, dijo que sus expertos estaban trabajando con al menos 50 víctimas, intentando determinar rápidamente los datos que los piratas informáticos pudieron haber tomado mientras también están tratando de expulsarlos.