La entrada en vigor del actual proyecto de Ley de Seguros y Fianzas impactará el capital de las compañías aseguradoras en México, advirtió la empresa de consultoría Deloitte.

Con este proyecto de Ley, que busca fomentar una mejora en la gestión integral de riesgos, así como determinar su capital de solvencia, las aseguradoras estarán obligadas a cumplir con un marco regulatorio que retoma aspectos del régimen Europeo denominado Solvencia II.

'Las aseguradoras tienen que evaluar sus propios riesgos y determinar si requerirán más capital del actual. El reto es prepararse para asumir estos requerimientos, lo que podría derivar en cambios de operación y una reconfiguración del sector', dijo el Socio Líder del sector Seguros de Deloitte en México, Javier Vázquez.

La firma explicó que el proyecto de ley en México busca introducir conceptos de Solvencia II, cuyo objetivo es que las empresas de seguros determinen su capital de solvencia basado en el monto de los riesgos tomados.

Por otra parte, habrá incentivos para reducir estos requerimientos de capital para aquellas aseguradoras que cuenten con un sistema de administración de riesgos y de control interno estricto, robusto y efectivo.

Señaló que Solvencia II prevé requerimientos de información financiera basados en la utilización de las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS) para efectos de la valuación de activos y pasivos.

En la actualidad, en México está previsto que las compañías públicas utilicen las IFRS, por lo que es probable que en un futuro las reglas de información financiera de las aseguradoras se aproximen con las IFRS.

Fortalecer el gobierno corporativo, la administración integral de riesgos y el control interno son actividades fundamentales para hacer frente a la regulación, agregó Deloitte.

'Es crítico que las aseguradoras comiencen a trabajar en estos aspectos, los cuales son fundamentales para el futuro éxito de las instituciones de seguros', opinó Vázquez, en el marco de la XX Convención Nacional de Aseguradores.

RDS