Citi Research y Bank of America, ven pros y contras en el programa de reestructuras de créditos bancarios anunciado la semana pasada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y que implican nuevas medidas contables para las entidades financieras.

En un análisis de Citi Research titulado “Bancos mexicanos: esfuerzos para incentivar el crecimiento”, se enfatiza que las medidas de la CNBV podrían retrasar el reconocimiento de los préstamos dudosos y dejar la contabilidad de los bancos distorsionada por más tiempo.

“Además, cuestionamos la voluntad de los bancos de aumentar la originación de préstamos sin garantías adicionales proporcionadas por el gobierno, en línea con la opinión de nuestro equipo económico de que la falta de apoyo fiscal dañaría las expectativas de crecimiento económico”.

La institución reconoce que es probable que el nuevo programa de ayuda sea bienvenido por los clientes y, hasta cierto punto, por los bancos, ya que proporciona cierta flexibilidad en la composición del capital y beneficios uniformes al posponer los impactos.

“Sin embargo, creemos que el nuevo paquete de soporte se centra principalmente en los síntomas (baja originación y deterioro futuro de la calidad de los activos), en lugar del problema de raíz, que es la capacidad de servicio de la deuda de los clientes”.

Recuerda que la CNBV anunció medidas que incentivan a los bancos a refinanciar préstamos si es necesario, las cuales implican: calcular reservas específicas para pérdidas por préstamos cuando se refinancie un préstamo; clasificar éstas como adicionales; incluirlas como parte del capital complementario; y reducir los requisitos de capital por riesgo crediticio en préstamos refinanciados.

También menciona los beneficios para los clientes, como menores pagos y periodos más largos.

“Para incentivar la originación de préstamos, la CNBV propuso tres cambios adicionales: la reducción de 50% del colchón de capital para los bancos se extiende hasta el 31 de diciembre de 2021; los bancos no tendrán que cumplir con 100% de sus requisitos de liquidez hasta marzo de 2021 y las empresas también pueden solicitar préstamos sin presencia física en sucursales”.

Positivo para personas y pymes

En tanto, BofA Securities, coincide en que las nuevas medidas regulatorias son positivas para las personas y las pymes que participaron en los programas de ayuda recomendados por el regulador.

“Hemos visto que 91% de los clientes de Banorte y 86% de Santander México ya están pagando y 15% ya está reestructurado. Por consiguiente, Creemos que las nuevas medidas regulatorias podrían incentivar más reestructuras”.

Sin embargo, señala que en el lado negativo, las nuevas medidas contemplan a empresas que no participaron en los programas de alivio propuestos por el regulador, lo que podría traer una importante reestructuración de ese sector.

“No obstante, creemos que el regulador brindará más detalles sobre la reestructuración de empresas en los próximos días”.

La semana pasada tanto la Asociación de Bancos de México como BBVA México, adelantaron que esperaran más detalles de programa antes de emitir un pronunciamiento.

Medidas para incentivar

  • Computar un monto menor de reservas específicas cuando se pacte una reestructura con el cliente.
  • Reconocimiento de las reservas específicas que se liberen por la reestructura de un crédito como reservas adicionales.
  • Podrán reconocer un mayor capital regulatorio al considerar las reservas adicionales como parte del capital complementario.
  • Reducir prudentemente los requerimientos de capital por riesgo de crédito.
  • Se extiende el uso del buffer de capital hasta el 31 de diciembre de 2021.
  • Se amplían los requerimientos de liquidez hasta marzo de 2021, con lo que los bancos podrán reducir transitoriamente sus buffers de liquidez por debajo de 100% de sus necesidades.
  • Se amplía a personas morales la regulación que permite la apertura de cuentas y contratación de créditos sin necesidad de que el cliente vaya a la sucursal.

Fuente: CNBV.

eduardo.juarez@eleconomista.mx