Para que exista un mayor interés e incentivo de las empresas para ayudar a sus trabajadores en la cuestión del retiro, es importante regresarles la deducción de 100% de las aportaciones.

Francisco Villa Jasso, director comercial de Soluciones Institucionales de Principal, recordó que antes de la reforma fiscal que se implementó en el 2014, las aportaciones que los patrones realizaban a los planes privados de retiro eran deducibles en su totalidad; sin embargo, ahora ésta bajó a 47 y 53% dependiendo las circunstancias.

“Los planes privados de pensiones de las empresas deberían crecer y fomentarse más (...) el tema de pensiones puede ser un dolor de cabeza para cualquier gobierno, pero un aliado perfecto es que las empresas crezcan sus planes”, aseveró.

Agregó que con la reforma hacendaria si bien no hubo una cancelación por parte de las empresas de sus planes de pensiones, sí desincentivó a que se crearan nuevos.

Asimismo, agregó que, además de regresar la deducibilidad, el gobierno debe trabajar para darles mayores incentivos fiscales a las empresas para que apoyen a sus trabajadores con una pensión digna.

Lo anterior, dijo, es importante debido a la actual problemática pensionaria que, de acuerdo con diferentes expertos, es una “bomba de tiempo”.

Por otro lado, refirió que es importante crear productos que se adecuen a las necesidades de los millennials, quienes probablemente tengan dificultades para obtener un retiro digno.

“Los jóvenes no están generando un ahorro adicional o complementario para tener un retiro digno. Es una generación que está consciente de su retiro, pero no está haciendo nada. Por ello, necesitamos tener planes de pensiones adecuados para esta generación”, explicó Villa Jasso.

De acuerdo con cálculos de Principal, si un mexicano empieza a ahorrar desde los 25 años alrededor de 500 pesos mensuales y se jubila hasta los 65 años, podrá haber ahorrado —contando los rendimientos— alrededor de 2.9 millones de pesos.

No obstante, si empieza su ahorro a los 35 años con las mismas condiciones, su pensión rondaría 1.8 millones de pesos, mientras que, si la empieza a los 45 años, será de poco más de 1 millón.

Pensiones deben estar en agenda política

Por otro lado, Villa Jasso indicó que, si bien ningún candidato ha dado una propuesta concreta en lo que se refiere al tema de pensiones, es necesario que esté presente en la agenda de los presidenciables.

“Es un tema indispensable para la siguiente administración, sobre todo si vemos lo que pasa en Chile, que es como nuestro modelo base y en donde la tasa de aportación que tienen no alcanzó, lo cual deberíamos tomar en cuenta”, declaró.

Añadió que el problema de las pensiones no es solo del IMSS o del ISSSTE, sino que se extiende a otros sectores que cuentan con sus propios planes.

“Casi todos los estados tienen un sistema propio de pensiones, al igual que las universidades y la iniciativa privada. Para dimensionar realmente el problema, lo primero que se debería hacer es lanzarlo de manera centralizada”, expuso.

Actualmente, el debate de las pensiones se da en torno a la baja aportación que se hace —de 6.5%— así como a la sostenibilidad fiscal de éstas. Para este año, el gobierno tiene previsto destinar 793,700 millones de pesos al pago de pensiones, 5.2% más, en términos reales, que lo aprobado el año pasado.

ana.martinez@eleconomista.mx