La agencia calificadora Moody’s redujo la nota de 13 bancos italianos, citando el debilitamiento del perfil crediticio del gobierno, luego de recortar la calificación de su deuda la semana pasada.

La rebaja de la nota de la deuda a largo plazo de Italia (dos escalones el jueves pasado) implica un aumento del riesgo de que el gobierno no pueda aportar su apoyo financiero a sus bancos en grandes dificultades financieras , indicó la agencia en un comunicado.

Las calificaciones fueron reducidas en uno o dos niveles, con Unicredit e Intesa Sanpaolo cayendo ambos a Baa2 de A3 .

Los bancos italianos, afirma la agencia calificadora, tienen una exposición significativa a la economía doméstica y una alta exposición directa a la deuda soberana.

Según Moody’s, existe el riesgo de que Italia ya no pueda financiarse en los mercados a causa de un crecimiento débil y un desempleo más elevado, que le impediría cumplir sus objetivos de reducción de los déficit.

Esta decisión ha provocado una ola de críticas en el país y una cierta sorpresa en la Comisión Europea, que cuestionaba el momento elegido por la agencia para publicar su evaluación.