BanCoppel pertenece al segmento de los conocidos como banco-tienda. A este mismo modelo pertenece Banco Azteca (con Elektra) y pertenecía Banco Ahorro Famsa, al que la semana pasada la autoridad financiera le revocó la licencia pero no por números negativos producto de la crisis, sino por “malas prácticas” que traía desde hace, al menos, un par de años.

Julio Carranza, director general de BanCoppel descarta que este modelo de negocio, el de banco-tienda, esté fallando, pues en el caso de esta institución hay una gran sinergia. Lo que hay que ver, dice, es si los modelos son adecuados, sin importar la categoría a la que pertenezcan, y que estén generando buenos números en el que se vea fortaleza.

“No hay la menor duda de que, sin tener que ver si es banco-tienda o no, BanCoppel es un banco bien administrado”, menciona.

En entrevista con El Economista subraya que es importante hablar no sobre si un banco es de tipo tienda u otro tipo, sino que, considera, hay bancos bien administrados y bancos no bien administrados. “Y creo que ese es el tema precisamente al que se refiere la autoridad cuando entra en el caso de Banco Famsa y revoca su licencia”.

Quien también es vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) destaca el papel que ha realizado la autoridad financiera al darle un seguimiento a todos los bancos, pero que, como cualquier otra empresa, éstos pueden tener un buen desempeño o uno no tan bueno, de acuerdo con lo que vayan haciendo, al nicho de mercado al que atienden, y al tipo de clientes, entre otros aspectos.

“Lo que hace la autoridad es cuidar los ahorros de los clientes y creo que en este sentido se ha cumplido perfectamente eso en la banca”, dice.

Con buenos números

En el caso de este banco, que tiene más de 13 años de operación, Julio Carranza, destaca que, además de contar con el respaldo de Grupo Coppel, con 80 años de experiencia atendiendo al segmento de la clase popular, muestra buenos números y resultados.

“BanCoppel lo que tiene es un modelo de negocios perfectamente claro, atiende a este segmento de mercado en donde sabemos perfectamente que el cliente al que atendemos es un cliente que tiene ingresos variables”, explica.

Para ello, señala, el banco cuenta con mecanismos para poder establecer cuál es la capacidad de pago de cada usuario y justo en eso es donde realiza la mayor inversión.

Refiere que otras fortalezas del banco radican en su Índice de Capitalización (ICAP) que es de casi 27% (el mínimo requerido es 10.5%); un Coeficiente de Cobertura de Liquidez de 910%; una cartera vencida de 14%; una utilidad en el 2019 de 2,300 millones de pesos y de 990 millones a mayo de este año, y reservas de 1.25 veces la cartera vencida.

El banquero reconoce que en este tipo de negocios, por el segmento en el que se enfocan, la morosidad es más alta que el promedio, pero que esto es algo que ya está contemplado en su modelo.

“Nuestros clientes están perfectamente monitoreados y sabemos que nuestro modelo de negocios, al atender a este mercado, es uno en el que hemos esperado tener una cartera vencida mayor que la banca tradicional y esto no es precisamente malo, es simplemente un modelo de negocios que así lo ve y lo contempla y lo maneja de una manera adecuada”, expresa.

Reservas por $500 millones más

El director de BanCoppel menciona que aunque parte de los clientes han seguido pagando sus créditos, además de que otros se sumaron al programa de diferimiento de pagos de cuatro y seis meses, como medida de apoyo ante la crisis, las cosas no se ven sencillas hacia adelante, pero que eso también es parte de la administración del negocio.

En este sentido, revela que el banco decidió incrementar sus reservas de manera prudencial y aumentarán en, al menos, 500 millones de pesos en lo que resta del año, ello, adicional a las regulatorias, lo cual toman como medida preventiva para mantener su fortaleza financiera.

“Esto es simplemente como medida preventiva del banco para poder estar seguros de que esa fortaleza financiera de BanCoppel se va a seguir dando en los meses por venir y en el próximo año que también esperamos que sea todavía difícil para la economía nacional y tenemos que estar perfectamente claros de que estemos listos para afrontarlo”.

Necesaria, regulación proporcional

En este sentido, Julio Carranza hace énfasis en que se requiere una regulación proporcional para los diferentes tipos de mercado que atienden los bancos en México, y comenta que ya hay un proyecto en manos de la autoridad para su análisis.

“BanCoppel está muy bien; BanCoppel está muy fuerte, seguimos trabajando con toda nuestra pasión, esfuerzo, experiencia; no estamos haciendo las cosas a la ligera; estamos viendo con todo detalle todo lo que debemos hacer, lo estamos haciendo y lo estamos haciendo bien, y el que a BanCoppel le vaya bien no es porque esté haciendo las cosas bien últimamente, sino porque las lleva muchos años haciendolas bien y nuestros clientes pueden estar con la tranquilidad de que tienen sus ahorros en un banco que está haciendo las cosas como se deben y que está cumpliendo al 100% la regulación”, concluye.

Los números del banco

  • $2,300 millones sumó la utilidad en el 2019.
  • $990 millones de fue la utilidad a mayo del 2020.
  • 27% ICAP
  • 910% CCL
  • 14% Morosidad
  • 30 millones de cuentas de captación.
  • $73,000 millones en captación.
  • 6.5 millones de clientes de crédito.
  • $25,000 millones en cartera.

Fuente: BanCoppel

[email protected]