De los países de América Latina y el Caribe que tienen información disponible respecto del microcrédito, México destaca por tener una cartera de este tipo de financiamiento concentrada en pocas instituciones, debido a que es un mercado joven y todavía no cuenta con una definición formal que permita realizar una gestión de riesgo específica, de acuerdo con el reporte Inclusión Financiera y Desarrollo del Sistema Financiero de la región.

Según el análisis, realizado por el Fondo Multilateral de Inversiones, que es miembro del Banco Interamericano de Desarrollo, el microcrédito, el cual es destinado sólo a la microempresa, en América Latina y el Caribe representa 18.5 millones de clientes y el saldo de su cartera regional asciende a 44,000 millones de dólares.

La cartera de microcrédito regional se presenta como moderadamente concentrada, aunque hay una gran variabilidad en lo reportado por país. Entre los países que presentan mejores niveles de competencia en sus mercados tenemos a Bolivia, Ecuador y Perú , detalla el reporte.

Países, agrega, que muestran altos niveles de concentración se caracterizan por ser mercados más jóvenes, y en los que no hay un reconocimiento expreso como un tipo de cartera con una gestión de riesgo crediticio específica. Entre ellos están México, Panamá, Uruguay y Chile .

El análisis respecto al microcrédito concentra información de 847 instituciones de América Latina y el Caribe y el crédito promedio de la región por cliente es de 2,400 dólares, alrededor de 45,000 pesos, con una tasa de alrededor de 27% anual.

En México, se concentró información de 66 instituciones, las cuales representan una cartera en su conjunto de 1,354 millones de dólares (alrededor de 25,000 millones de pesos) con 2 millones 746,249 clientes y con un saldo promedio por acreditado de 493 dólares, es decir, poco más de 9,000 pesos.

Con respecto a la penetración en México, el análisis muestra que este producto apenas representa 0.49% respecto a la totalidad de créditos del sistema financiero mexicano y 0.02% como porcentaje del Producto Interno Bruto.

Se acerca la definición

En México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) trabaja para publicar la definición formal del microcrédito, lo cual daría certeza a intermediarios que trabajan con este producto pues generarían procesos adecuados para el otorgamiento de este tipo de financiamiento y tendrían una adecuada calificación de cartera del mismo.

Debido a que no existe una definición formal del microcrédito productivo, algunos intermediarios reportan este producto como financiamiento de consumo o comercial, lo que complica su identificación y dificulta la generación de estadísticas particulares sobre este producto.

Según los avances que se han tenido en la elaboración de la misma regulación, el microcrédito individual sería el préstamo otorgado a personas físicas que declaren realizar actividades o proyectos productivos y el monto máximo por financiamiento sería de hasta 30,000 Udis (164,000 pesos aproximados) en un plazo no mayor a tres años para su liquidación.

En cuanto al microcrédito grupal, éste sería para personas que en conjunto avalen adeudo o se constituyan como deudores solidarios, entre sí. El monto máximo de financiamiento sería de hasta 8,500 Udis (46,000 pesos aproximados) por persona y el plazo no podrá exceder un año.

Se calcula que el microcrédito en México representa 70,000 millones de pesos, entre entidades reguladas y no reguladas, con atención a 7 millones de personas.

Funcionarios de la CNBV han reconocido la dificultad que conlleva la publicación de una regulación de esta naturaleza, debido a que este producto es manejado por diferentes sectores del sistema financiero mexicano, como bancos, entidades de ahorro y crédito popular y financieras de objeto múltiple.

Las autoridades prevén que para la etapa final de este 2016 se publique la definición formal del microcrédito junto con su marco normativo.

[email protected]