Ya son tres los grupos financieros que encuentran en México un atractivo puerto de inversiones por la solidez de su clase media, el buen ánimo de las empresas para invertir y las altas expectativas de reformas estructurales.

Se trata del banco danés Saxo Bank, la administradora de Fondos Franklin Templeton y HSBC, que en el primer mes del año han identificado en México el mercado más atractivo a la inversión en América Latina.

De acuerdo con el economista en jefe del Saxo Bank, Steen Jakobsen, el atractivo mexicano va más allá de factores internos como la buena disposición que tienen las empresas para invertir y la solidez de su clase media.

Al presentar sus expectativas para el primer trimestre del año, el especialista en trading e inversión en línea destacó que hay un factor externo que está reorientando el interés de las compañías productoras de energéticos para llegar al país.

El gas natural en Estados Unidos cotiza en mínimos de 10 años, lo que significa que muchas compañías están moviendo la producción de Asia y Europa del Este a Estados Unidos y ciertamente a México , refirió.

Consideró que, adicionalmente, el crecimiento de los salarios en México es un factor de interés que favorece a la demanda y el desarrollo del mercado interno.

Basándose en un análisis del Banco Mundial, Franklin Templeton considera que la capacidad de consumo, inversión y ahorro de la clase media en México va en aumento.

Con un incremento de 17% entre el 2000 y el 2010 en la clase media, el potencial de mercado para los fondos es también de crecimiento, refirieron. Para beneficiarse de este mercado, precisaron, se requieren modificaciones que permitan la creación de carteras internacionales y que no sean gravadas para multiplicar las opciones.

HSBC indica que México es uno de los favoritos en la región por el entusiasmo generado por el momento de reformas que estarían impulsándose en el país.

ymorales@eleconomista.com.mx