En México, el robo de identidad es un delito que se ha incrementado con el paso de los años. Al cierre del 2015, en todo el sistema financiero se recibieron 100,000 quejas relacionadas con dicho crimen, y el gobierno actuará al respecto para frenar dicha práctica.

Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, manifestó que el robo de identidad a través del sistema financiero mexicano es un problema grave y creciente, una violación a los derechos fundamentales de las personas.

Significa una afectación patrimonial al individuo y a su familia, y un daño moral muchas veces de gran profundidad y difícil de reparar, un fenómeno que está creciendo con ayuda de la tecnología , añadió.

Al firmar un acuerdo con bases de colaboración para inhibir la suplantación de identidad a través del sistema financiero en México, Videgaray adelantó que como parte de la estrategia, las instituciones bancarias tendrán una intercomunicación en tiempo real con el Instituto Nacional Electoral (INE) para validar los datos de los usuarios.

Por ejemplo, cuando un ciudadano presente ante un banco una credencial de elector, dicho mecanismo confirmará de inmediato (con datos del INE) que efectivamente quien está solicitando el servicio bancario es la persona cuyos datos se ponen a consideración del banco.

Este tipo de controles también se deben desarrollar en la interacción entre el fisco y el contribuyente, y los bancos, cuando se inician procesos de auditoría a partir de la información que genera el sistema bancario para la fiscalización del cumplimiento de obligaciones fiscales , dijo.

Lanzarán campañas ?de difusión

Dentro de las medidas que el gobierno implementará se encuentra el lanzar una campaña de difusión masiva en el país encabezada por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y el Instituto Nacional Electoral.

Además de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), la Asociación de Bancos de México (ABM), el Servicio de Administración Tributaria (SAT), la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y las instituciones del sector hacendario.

A la par, Diana Bernal Ladrón de Guevara, titular de la Prodecon, argumentó que cuando el robo de identidad trasciende a temas fiscales, se lleva el problema a un nivel mayor de gravedad.

Como contribución, compartió, la Prodecon ejecutará tres acciones en beneficios de las personas que padezcan este tipo de delitos y acudan a la procuraduría, que se enlistan a continuación:

1. Se iniciará una investigación de oficio cuando se conozca cualquier caso de usurpación de identidad que represente una contingencia o adeudo fiscal para el contribuyente.

2. Actuará en coordinación con el SAT para requerir por conducto de éste a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores a efecto de que proporcione la información necesaria respecto de la cuenta bancaria del causante que ha sido sujeto de robo de identidad.

3. Se le solicitará al contribuyente que acuda a la Condusef, al INAI y al INE a efectuar las denuncias necesarias para que los organismos actúen de forma inmediata.

Pérdidas por 261 millones ?de pesos

Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, insistió en que el robo de identidad en México es un delito que va en aumento, y es alarmante.

Muestra de ello es que en el 2011, las quejas ante la Condusef por casos de robo de identidad sumaban 4,000, y al cierre del 2015 la cifra fue de 10,000, lo cual deja pérdidas por 261 millones de pesos. No obstante, añadió que en todo el sistema financiero el número de quejas llegó a 100,000.

Por su parte, Luis Robles, presidente de la Asociación de Bancos de México, aclaró que el sistema financiero mexicano ha llevado a cabo diversas medidas para prevenir el robo de identidad, incluso se han ejecutado cuantiosas inversiones en ello.

En realidad la inversión que realizamos es insuficiente para atacar integralmente el problema, con independencia de que no podemos hacerlo con efectividad sin la participación del Estado y de otros agentes , matizó.

En Palacio Nacional, los funcionarios presentes en el evento protocolario concuerdan en que el robo de identidad es la nueva realidad del país, y por ende, las instituciones del Estado mexicano y el sector privado, particularmente el sistema bancario, tienen que actuar en consecuencia.

Se manifestaron a favor de que quienes cometan este tipo de delitos, efectivamente puedan ser llevados ante los órganos de justicia del país para reparar el daño. La solución comienza por la conciencia ciudadana y la importancia de cuidar su identidad, y datos personales.

[email protected]