México se perfila para convertirse en el tercer mayor receptor de remesas en el planeta en este año, al captar 52,743 millones de dólares, tal como anticipa el Banco Mundial.

Según los cálculos del organismo, esta entrada de los llamados migradólares representará el 4.1% del Producto Interno Bruto (PIB) y con este flujo, se romperá el histórico registrado el año pasado, cuando los hogares mexicanos captaron 42,868 millones de dólares.

Antes de México, las familias de India y China quedarán como las mayores receptoras de remesas en el globo. De acuerdo con el BM, los flujos hacia India ascenderán a 87,000 millones de dólares, mientras China conseguirá la entrada de 53,000 millones de dólares.

Al interior del análisis Desarrollo y Migración: Recuperación de la crisis por Covid19 en la óptica del migrante, los expertos del Banco Mundial explican que la resiliencia de los envíos de remesas a México, resulta de la derrama que se mantiene de los apoyos fiscales otorgados a las familias de Estados Unidos, que compartieron con sus hogares de origen.

Pero también se origina en el hecho de que México se mantiene como un país de tránsito para los migrantes de Centroamérica, de manera que los trabajadores desplazados que ya están en Estados Unidos han enviado también recursos a sus familiares como apoyo para el viaje. Una entrada que también fue registrada en México.

“Aunque no se dispone de datos oportunos sobre los migrantes en tránsito y los migrantes varados, parece que se ha producido un aumento el número de personas que van pasando por el territorio mexicano rumbo a Estados Unidos, lo que ha incrementado también el flujo de  remesas para ellos, pues las reciben del extranjero para mantenerse y pagar las tarifas de tráfico ilícito”, enfatizaron.

Este es un factor significativo detrás del fuerte aumento de las remesas hacia América Latina y en particular a México, subrayaron.

Aumenta flujo hacia América Latina

El vicepresidente de Finanzas y Contraloría del Grupo Banco Mundial, Jorge Familiar, explicó que las remesas son sustento clave para muchas familias en países en desarrollo y crecieron en 2021 en casi todas las regiones del mundo.

En su cuenta oficial de twitter @familiar_BM, detalló que esta proyección indica que los flujos hacia América Latina y el Caribe, aumentaron en 21.6 por ciento.

La situación del tránsito y escala temporal de migrantes en México así como el incremento en el flujo de remesas por esta razón, se replica en otros países como Guatemala, Colombia, Medio Oriente y África del Norte.

Según el documento, el Guatemala y Honduras, el aumento de las remesas en los primeros nueve meses del año se incrementó en 37% respecto del flujo del año anterior y 33% respectivamente.

Al hacer un acercamiento al flujo de remesas hacia América Latina y el Caribe, queda México también como el principal receptor.

Depreciación y viajes, alicientes adicionales

En el análisis de Banco Mundial esgrimen también que la depreciación de las monedas locales frente al dólar suele ser un atractivo adicional para que los trabajadores desplazados incrementen el giro hacia sus hogares de origen.

Y mencionan como factor adicional al incremento en los envíos, la reanudación de los viajes y turismos tras el distanciamiento social que trajo la pandemia.

Incluso refieren a los llamados nómadas digitales que trabajan de forma remota desde otros países, para explicar que muchos trabajadores desplazados regresaron a su país de origen, como México en el distanciamiento, lo que significó también un incremento en la llegada de remesas.

kg