Para el gobierno federal, si el 2013 fue el año de la aprobación de las reformas estructurales, el 2014 será el de su implementación para que los beneficios comiencen a llegar a la población.

En este sentido, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que se presentarán las leyes y reglas secundarias de tales reformas, y adelantó que el próximo miércoles pondrá ante la mesa del Legislativo la iniciativa de ley secundaria en materia de competencia económica.

Ante los consejeros de Banamex, Peña destacó que el objetivo principal de la reforma de competencia económica, aprobada el año pasado, es que haya más jugadores en todos los sectores de la economía. Hace apenas unos días, se anunció que la autoridad federal realizará estudios sobre el nivel de competencia que hay en el sector financiero mexicano.

El Primer Mandatario enfatizó que, en este tenor, también ya se elaboran, de manera conjunta con la Asociación de Bancos de México (ABM), cerca de 100 disposiciones, circulares y reglas para aplicar la reforma financiera, también avalada en el 2013.

Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, abundó en este tema al decir que la instrucción del Ejecutivo es lograr, antes de que termine el actual periodo de sesiones en el Congreso de la Unión (30 de abril), algunas de las leyes secundarias de las reformas aprobadas el año pasado, en especial la energética. Que estén a la altura de las expectativas y, sobre todo, del potencial que hoy nos da la Constitución .

Peña Nieto recordó que en 13 meses se aprobaron reformas como la laboral, la educativa, la de competencia económica, la de telecomunicaciones, la financiera, la hacendaria y la energética, mismas que no se habían logrado en años.

Todas estas reformas transformadoras se complementan entre sí, y en su conjunto tienen el propósito de elevar y democratizar la productividad de todo el país. Significa tener un nuevo andamiaje jurídico que posibilite que el crecimiento y el desarrollo del país se extienda a todos los rincones de la geografía nacional .

Agregó: Ya hemos dado los primeros pasos para modernizar nuestra economía. Ahora lo que sigue es que comencemos a llevar los resultados de las reformas transformadoras a los hogares y familias del país. Precisamente ése es el objetivo para el 2014: convertirlo en un año de implementación y de eficacia gubernamental, con el fin de elevar la calidad de vida de los mexicanos .

Enrique Peña destacó que todas estas reformas elevan las expectativas de crecimiento a mediano y largo plazo de la economía nacional, lo que, dijo, ya distingue a México de otras naciones emergentes, y ha quedado demostrado, por ejemplo, con la mejora en la calificación de deuda que hizo Moody’s recientemente, además de que organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, han reconocido el buen momento que vive México y sus fundamentos macroeconómicos.

Infografia

eduardo.juarez@eleconomista.mx