La Confederación Intersindical de Crédito (CIC), defendida por el abogado Andrés Herzog, decidió renunciar a la declaración en calidad de testigo de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia en “aras de no causar un trastorno a la causa”.

Así lo puso de manifiesto Herzog el miércoles ante la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional tras haber concluido la fase pericial del proceso. A pesar de que la CIC se había mantenido firme desde un principio por mantener el testimonio de esta testigo, finalmente decidió renunciar a esta prueba.

Precisamente este lunes, la Audiencia Nacional había fijado este mes de julio como límite para que Lagarde respondiera el cuestionario enviado por la CIC, para declarar a la que se acogió como la directora del organismo internacional tras aludir a su “política de inmunidad” y argumentar las dificultades que suponía declarar por videoconferencia, tal y como sí hizo el exministro de Economía y ahora vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos.

La CIC preparó un cuestionario que consta de seis preguntas y que fue recibido por Lagarde el 25 de junio, si bien la semana pasada dijo que lo había recibido en “mal estado”, por lo que pidió que se ampliara el plazo para responder hasta el próximo 16 de agosto.

Los juzgados españoles cierran sus puertas en agosto, por lo que extender el plazo de entrega de las respuestas, que además deben ser traducidas y aprobadas por el Ministerio de Economía y Empresa antes de su incorporación al proceso, implicaba tener que esperar al menos hasta septiembre.

Es por esto que, después de casi ocho meses desde que comenzara el juicio, la presidenta del tribunal Ángela Murillo no estaba dispuesta a continuar alargando el proceso, de modo que decidió rechazar la petición de Lagarde y manifestó su voluntad de terminar este mes con la fase pericial, que se inició el pasado 17 de junio.

No obstante, el final de la fase pericial se ha precipitado y ha concluido este miércoles, con lo que Murillo ha dado por cerrada la parte probatoria de este complicado proceso y ha fijado el próximo lunes 22 de julio para exponer las conclusiones finales del Ministerio Fiscal y de las acusaciones.

Los acusados, entre los que se encuentra el expresidente de Bankia y actualmente encarcelado en Soto del Real por el caso de las tarjetas black, Rodrigo Rato, tendrán que acudir a la sala para la celebración de la próxima sesión. Con ello, la fase pericial del juicio que investiga irregularidades en la salida a Bolsa de Bankia en julio del 2011 ha puesto fin tras cuatro semanas de intenso debate.